Posts in Favoritos

Tips para trabajar grafomotricidad

Mediante estos juegos los niños podrán tener un desarrollo armónico de su personalidad, ya que no solo desarrolla sus habilidades motoras, sino que también le permite integrar las interacciones a nivel de pensamiento, emociones y su socialización.

Read More

25 maneras de amar a tu pequeña hija

Tómale fotos. Cambiará rápidamente. Mientras lee, duerme o prueba su primer pedazo de pastel. Toma fotos de las dos juntas. Enmárcalas y ponlas en las paredes de su recamara. Algún día las reemplazara con fotos de ella con sus amigas, pero recordara los momentos especiales que pasaron juntas.

Read More

Colecho entre hermanos

La nena tiene un año y el mayor recién cumplidos los cuatro. Ella tiene su cuna adosada a mi cama y él tiene su cama en su propia recámara. Desde hace unos días estoy llevando a la práctica un colecho entre ellos, cosa que antes no hacía porque el mayor le subía la pierna o entre sus marometas nocturnas llegaba a aplastar a la bebé, hoy la pequeña ya no se deja y también se desquita subiéndole la pierna al hermano.

Es hermoso ver dormir a nuestros hijos, uno de los momentos del día que más disfrutamos, ellos, con la tranquilidad en el rostro, nos entregan su confianza y sus sueños, saben que estaremos allí cuando abran los ojos y que no están solos.

Tengo a varios años durmiendo con mis hijos, no se quien los disfruta más, ¡si ellos o nosotros!

Los niños se duermen en mi cama, y como ahora el mayor tiene muy claro que es un «niño grande» ha pedido que cuando papá llegue lo pase a «su» cama, y así lo hemos hecho. Por otro lado la niña, ya con la cama adosada nuevamente, lo más fácil es abrazarla dormida en mi cama, y rodar con ella cuidadosamente y ponerla en su cuna, ¡ni chiste tiene de lo simple que es! Pero también hay otras ocasiones, que es lo que da título a este post, que es cuando los acuesto juntos en la cuna de ella, que es suficientemente grande para albergar a los dos pequeñitos.

De inicio si da un poco de temor, porque la beba es pequeña y no se mueve tanto como el hermano, pero igual yo estoy pegada a la cuna, con  el colchón de ella y el mío pegados, así que la vigilancia es total. También me he dado cuenta que él a aprendido a reconocer cuando su hermanita está durmiendo junto a él y se rota, una maravilla de sus sentidos.

Noto que lo disfrutan y no es algo que les cree una situación de peligro, interfiera con su crecimiento o malos hábitos.

¡El colecho es un acto de amor, ellos lo necesitan y nosotros amamos hacerlo!

¿Lo practicas en casa?

Foto vía

¡Síguenos en Facebook! Da click aquí —> Mamá de Alta Demanda