Loading
embarazo

Llegué a las 42 semanas, ¡y mi bebé no nacía!

Como mamá sabes de lo que te estoy hablando. No lo puedo definir de otra forma, llegar a esta semana de embarazo fue para mí literalmente ¡una tortura! Y es el recuerdo más estresante de la etapa de mi embarazo, específicamente del segundo.

Mi historia es como la de muchas: mamá de un niño de casi tres años, en la etapa de los berrinches, del apego, de la lactancia extendida… Los segundos embarazos marcan una gran diferencia del primero, ya que en éste te toca estar corriendo detrás de un peque travieso al que le encanta jugar por toda la casa, y que si lo dejas se subirá a la parte más alta para intentar volar como su superhéroe favorito.

El último trimestre es por mucho el más pesado, con una enorme panza al frente, haciéndote caminar como pingüino e intentando dormir de todas las maneras posibles, pero con un resultado infructuoso… ¡Qué cansancio!

Así es, amé mis embarazos, pero el último tramo fue tan cansador como correr un maratón interminable, soñaba con el momento de tener a mi bebé en brazos y tomarme un respiro de lo que ya me resultaba agobiante.

Sigue leyendo dando CLICK AQUI

Foto: vía

Leave a Reply