Hoy les platicaré sobre la primera vez que lacté a mi bebé.
Mi pequeño nació a las 9.45 am, como a las 10.20 ya estaba yo en la habitación tras el parto y me lo llevaron, fue mi primer encuentro real con él. Sentí muchas emociones, entre la felicidad de reconocerlo (porque en la sala de parto todo fue muy rápido en lo que se lo llevaron a limpiar y a hacer las pruebas de Apgar) y mi ansiedad.
Mi habitación estaba llena de gente, familia después de todo, a la que quiero mucho, pero ese instante lo quería vivir sola con mi marido y ni hablar… no lo disfruté, con todo mi cansancio tras el parto… todo mundo preguntándome como me fue, no tenía ni voz y aún así todos querían que les platicara del parto… que horror, me acuerdo y hasta me da cosa!
Estaba pariendo media hora antes y mi familia quería que le explicara como había sido, ¡no, no, no!, yo lo que quería era disfrutar con mi hijo y mi esposo, por eso ya lo pensé bien, cuando tenga otro parto pediré a toda mi linda familia que espero que entienda que no recibiré a NADIE hasta el día siguiente y en mi casa, porque es AGOTADOR recibir a tanta gente linda, sí, porque todos quieren platicar y la parturienta lo único que quiere es descansar y abrazar a su hijo… en fin, creo que me fui por otro lado, pero es que los recuerdos se agolparon en mi cabeza al recordar ese momento que yo deseaba que fuera tan especial por ser el primero.
Retomando…
Me llevaron al bebé envueltito en una franelita, con su ropita puesta, chiquitito, y solo limpio ya que no lo bañaron en ese momento. No estoy segura quien me ayudó a ponerlo en mis brazos y el nene estaba despierto, escuchando… observando… inmediatamente se pegó! Fue una emoción que jamás voy a olvidar.
No sentía en realidad que saliera algo, solo sentía la succión. Le costaba un poquito de trabajo, se le salía de la boca, quizá porque no estaba formado aún. Recordé lo leído sobre lactancia y como ayudarle a tomar… lo malo de este momento tan íntimo fue tener tanto público…
Con los días se me fue lastimando, sentía la piel en carne viva y cada toma la odiaba, me daba coraje tener que dar de comer, fue una lucha muy fuerte contra ese sentimiento de negación, de ya no querer dar… yo lloraba grandes lágrimas en cada toma… era horrible.
Seguí todos los consejos, ponerme 10 minutos al sol, ponerle leche a la piel, ponerle una crema que venden en la farmacia para curar la irritación, compré pezoneras de Avent que el bebé no me dejó usar porque no le gustaron… en fin…
Recuerdo que mi marido me decía que solo le diera tres meses, que ya con eso el niño habría tomado suficiente leche materna, se que me lo decía para darme un descanso, para ponerme un límite, pero yo sabía lo importante que era la leche matena para mi hijo, había leído durante meses sobre ello.
Gracias a Dios por darme la fortaleza de continuar en esos momentos tan duros, tan así que hoy con 15 meses de mi hijo continúo la Lactancia Materna Prolongada, hecho que me enorgullece, me hace feliz, mi hijo y yo estamos muy complacidos y no tenemos ganas de acabar con esta unión lo diga quien lo diga.
Esa fue mi primera experiencia, ¿como fue la tuya?
Foto Vía

¡Síguenos en Facebook! Dá click aquí —> Mamá de Alta Demanda 

3 Comments

  1. DEBORA at

    un hurrra por la lactancia prolongada!!!! yo nunca tuve dolor ni sufri fie magico e instantaneo se pego luego luego a los 3 dias bajo leche- algo molesto si- y despues leche y mas leche a manos llenas cometi el error de quitarselo a los 8 meses y no sabes como me arrepiento, ahor con el segundo me cuide un poco menos los pechos en el embarazo y si tuve una pequeña grietita que duro 2 dias pero de ahi en mas seguimos con la lechita ya 9 meses!! y vamos por mas!!!

  2. Rocío at

    fijate que nuestra experiencia fue un poco diferente al principio; yo tuve cesarea y estaba casi dormida cuando en quirofano me presentaron a mi bb; pero gracias a Dios que me lo llevaron de inmediato para que lactara y él se aferró a mi al instante, aunque tambine le costó trabajo al principio. En lo que nos pasó igual fue en el dolor, sufrí tanto como tu, pero poco a poco una va conociendo al bb y ya agarra la onda, jeje…gracias a dios por doento para dar a nuestros hijos!