Hace unos días estuve con mi hijo muy enfermo de la garganta y no me imaginaba que tendría que aprender a nebulizar.

Lo llevé con la pediatra y me dijo “es viral”, y le dieron 10 días de tratamiento. Al tecero no ví signos de recuperación, la fiebre no le bajaba por ningún medio, gracias a Dios su pediatra ya se encontraba en la ciudad y lo revisó.

Lo mismo, la garganta, “y no es tan fuerte” nos dijo. Quizá no era tan fuerte en casos que él halla visto antes, pero sí en el tipo de grado que le había dado a mi hijo en sus cuatro añitos de vida. Pasaron dos días más y nada, el chiquito no levantaba.Llamamos al médico y nos mandó nebulizaciones por cinco días cada seis horas, la verdad me asusté. Solo una vez habíamos nebulizado al peque y fue cuando tenía como año y medio, de madrugada y en urgencias del hospital. Ahora yo me vería en la necesidad de comprar un aparato y administrarle su medicina en casa.

Encontramos uno, nos dijo el pediatra “el que haga más ruido, te van a querer vender el más caro pero no les hagas caso”, rastreamos las ampolletas en varias farmacias y comenzamos la faea. Fueron cinco días de hacerla de enfermera y gracias a Dios el niño ya está mejor y en la escuela.

Al principio tuve que leer todas las intrucciones del aparato y tomar a medida exacta los mililitros en las ampolletas. Hoy ya me considero una “experta” en nebulizar, aunque prefiero no tener que hacerlo más.

Esta es la información que me recomendó el médico y que te puede ser de utilidad:

Como realizar una nebulización

Al comenzar el tiempo frío del invierno, los niños empiezan a sufrir los primeros catarros o gripes, con lo cual la mayoría de los médicos sugieren efectuar nebulizaciones. Para muchas mamás esto ya es cosa de todos los días, pero para otras es una novedad. Los nebulizadores permiten transformar un medio líquido, que es la solución para nebulizar, en un medio gaseoso (aerosol). Existen dos tipo de nebulizadores: el jet y el ultrasónico.

Instrucciones Generales:

1) El nebulizador consta de varias partes, cada una de ellas tiene su utilidad.

– La mascara facial: que debe ser la que tenga el tamaño adecuado para la cara del niño (mascarilla de niño)

– El tubo corrugado que permite que la solución a nebulizar llegue a la zona de la vía aérea.

– Compartimento para generar la niebla, donde se colocará la solución a nebulizar. En general se recomienda la utilización de solución fisiológica. La dosis a colocar no debe ser menor de 3 ml y no mayor a 5 ml. También puede colocarse en forma conjunta, al

2) El tiempo de la nebulización es variable, pero se acepta que la misma debe concluir cuando se observa que el vapor que sale por la mascarilla deja de producirse. Por lo general no debería durar más de 10 minutos.

3) La cantidad de niebla se debe regular en los niños: la intensidad debe ir desde la marca 0 hasta la mitad de la potencia. En casos agudos puede ser que se necesite mayor potencia.

4) Las nebulizaciones comunes (solución sola) se pueden realizar varias veces en el día. En cambio cuando contienen alguna medicación (broncodilatadores), salvo que haya otra indicación médica, se deben hacer entre 3 y 4 veces al día

Recomendaciones:

  • No encienda el equipo sin medicamento o solución en el generador de niebla.
  • Una vez consumida la solución, apague el equipo. Y desconéctelo del tomacorriente.
  • Retire del compartimiento el resto de la solución con una jeringa o gasa.
  • Es posible que a su hijo no le guste realizar la nebulización o que se asuste con el ruido (jet), puede efectuar la nebulización cuando esté dormido. Otra posibilidad es que no le guste la mascarilla, puede intentar realizar el procedimiento con la punta del tubo corrugado solamente colocado cerca de las vías aéreas.

Revista Hospital de Niños Ricardo Gutierrez Buenos Aires

5 Comments

  1. Ana Isis Fuchok 10 noviembre, 2013 at 3:17 am

    Pocos los niños que aceptan la nebulización sin pelear. Gracias por sus comentarios =)

  2. Mamá primeriza II 17 junio, 2011 at 6:53 pm

    Dios mio, que bueno que Hector está mucho mejor y ya va a la escuelita. Lamento lo que tuviste que pasar, ahora segun leo en tu face estas enfermita, andamos igual… te cuento que yo solo he tenido una experiencia con nebulizaciones, en diciembre pasado mi Antonella tuvo faringoamigdalitis y por 3 dias la nebulizamos cada 12 horas, en 5 dias estaba restablecida gracias a Dios pero esqe con todo el dolor de mi corazon pedi estrictamente inyecciones, le dieron 5, una cada 24 horas pobrecita sufrio pero al 6to dia estaba super bien. Yo opto pro las inyecciones porque para darle jarabes y gotitas es muy dificil, es demasiado fuerte y al final me escupe la mitad de cada medicina 🙁 y cuando me enfermo yo tambien pido inyecciones porque olvido las tomas jeje, bueno aqui te dejo mi comentario, espero pasar mas seguido por aqui 🙂

  3. petite 15 junio, 2011 at 6:45 pm

    PFFF! Sólo de escuchar las palabras: nebulizador-nebulizar, me ponde de malas, agotada y cabisbaja. Sin exagerar he nebulizado como unas 30 veces a Nico en lo que va a sus 3 años y medio. Se lo agotador y desesperante que puede ser. Recuerdo las noches sin dormir que he pasado por levantarme cada 4 hrs a nebulizarlo, y claro toooodo lo que hemos gastado en medicamentos. Es algo que no deseo a nadie y sobre todo entiendo a toda madre que ha pasado por ello.
    Debo confesar que nunca me ha resultado dificil el ponerle el nebulizador pues Nico a cooperado bastante bien, bueno ahora ya es algo tan normal que le digo: Nico agarra la manguerita pontela en la nariz en lo que le muevo a la sopa. Así es.
    Animo! que bueno que HÉCTOR YA ESTA MEJOR

  4. Anonymous 11 junio, 2011 at 10:23 pm

    Me alegro que Héctor ya este bien! La verdad, es que me imagino la situación y debería ser un bajón para el pobre bebote y para vos y tu esposo! La verdad es que yo nunca tuve que nebulizar a uno de mis hijos (gracias a dios), pero si tuve que ayudar a mi hermana a nebulizar a mi sobrina Trinidad, cuando ella tenia 3 años, y fue tal cual decís, un drama, pero luego que se acostumbro, tomo la situación mucho mejor!

    Un beso para vos y para tus dos retoños, y mucha energía para que Héctor se recuperé del todo!!

    Oriana, Manuela, Laureano y hoy también mi sobrina Trinidad.

  5. Anonymous 10 junio, 2011 at 3:22 pm

    Nebulizar a mi bebe ha sido de lo mas dificil que he tenido que pasar como mamá, y nos paso igualito que con Hector, las primeras veces era una pesadilla, las ultimas el nos ayudaba y le causaba gracias.
    Mi JoseMaria tiene rinitis alergica y siempre tiene que estar inhalando varios medicamentos para que pueda respirar bien a nosotros una inmunologa nos mando el “Aerochamber” que es una mascarita infantil, que es muy amigable con los pequeños y menos agresiva que el nebulizador … Ojala que tu muñeco este mejor y esto solo haya sido pasajero. Un super abrazo a la super mama Any. Esperanza B