La nena tiene un año y el mayor recién cumplidos los cuatro. Ella tiene su cuna adosada a mi cama y él tiene su cama en su propia recámara. Desde hace unos días estoy llevando a la práctica un colecho entre ellos, cosa que antes no hacía porque el mayor le subía la pierna o entre sus marometas nocturnas llegaba a aplastar a la bebé, hoy la pequeña ya no se deja y también se desquita subiéndole la pierna al hermano.

Es hermoso ver dormir a nuestros hijos, uno de los momentos del día que más disfrutamos, ellos, con la tranquilidad en el rostro, nos entregan su confianza y sus sueños, saben que estaremos allí cuando abran los ojos y que no están solos.

Tengo a varios años durmiendo con mis hijos, no se quien los disfruta más, ¡si ellos o nosotros!

Los niños se duermen en mi cama, y como ahora el mayor tiene muy claro que es un “niño grande” ha pedido que cuando papá llegue lo pase a “su” cama, y así lo hemos hecho. Por otro lado la niña, ya con la cama adosada nuevamente, lo más fácil es abrazarla dormida en mi cama, y rodar con ella cuidadosamente y ponerla en su cuna, ¡ni chiste tiene de lo simple que es! Pero también hay otras ocasiones, que es lo que da título a este post, que es cuando los acuesto juntos en la cuna de ella, que es suficientemente grande para albergar a los dos pequeñitos.

De inicio si da un poco de temor, porque la beba es pequeña y no se mueve tanto como el hermano, pero igual yo estoy pegada a la cuna, con  el colchón de ella y el mío pegados, así que la vigilancia es total. También me he dado cuenta que él a aprendido a reconocer cuando su hermanita está durmiendo junto a él y se rota, una maravilla de sus sentidos.

Noto que lo disfrutan y no es algo que les cree una situación de peligro, interfiera con su crecimiento o malos hábitos.

¡El colecho es un acto de amor, ellos lo necesitan y nosotros amamos hacerlo!

¿Lo practicas en casa?

Foto vía

¡Síguenos en Facebook! Da click aquí —> Mamá de Alta Demanda 

13 Comments

  1. Pingback: Colecho entre hermanos (parte 2 + FOTOS) | Mama de Alta Demanda

  2. Ana Isis Fuchok 10 noviembre, 2013 at 3:19 am

    Gracias amigas por sus comentarios =)

  3. OR² 19 mayo, 2011 at 11:56 pm

    Mis hijas duermen en camas separadas, pero siempre que pueden, se dan la oportunidad y se duermen ambas en la cuna. Si bien es cierto que se pican los ojos y se dan de patadas, también se quieren mucho y lo reflejan aún estando dormidas.
    Felicidades por tu familia!
    Un saludo!

  4. costeñita 19 mayo, 2011 at 10:02 pm

    Yo lo pratique con mi hermano y mis padres, lo hago con mi hija y me parece lo más hermoso del mundo… Un abrazo besos a los niños

  5. Edit 16 mayo, 2011 at 11:34 pm

    Esta foto es una delicia… nos deshace el alma con tanta ternura.
    Que hermoso es ver como los cuidas, y como van aprendiendo a quererse y cuidarse hasta de dormidos…je, je…
    Dios los bendiga a los cuatro.
    Cariños.

  6. Anonymous 15 mayo, 2011 at 3:15 pm

    No creo que sea un tema para estar a favor o en contra, tiene todo un espectro de tonalidades de por medio, simplemente cada familia debe de forma independiente utilizar el método que más se adapte a ella.
    Si todos los miembros de la familia se sienten cómodos colechando, adelante!, pero si hay alguno al que no le agrada tanto, es mejor buscar otra alternativa, ya que es algo colectivo, y por ende si no agrada a todos no tiene sentido hacerlo.
    Lo cierto es que para que un niño duerma de forma tranquila, prolongada y saludable, no existe un método definitivo, y ninguna teoría puede usarse al pie de la letra ya que cada niño es un individuo único… y es algo por sobre todo muy personal, una decisión que debe ser tomada de forma libre y compartida, sin atarse a modas, comentarios, etc, y siempre procurando la homeostasis del niño y de la familia, que al fin y al cabo, es lo que todos y todas buscamos!
    Al menos esto, es lo que yo pienso…

    Un besote, hermosos post, muy sentido, como siempre!

    Oriana.

  7. Zary 12 mayo, 2011 at 7:43 pm

    Totalmente de acuerdo y espero ponerlo en práctica cuando tenga otro bebé.

  8. Mayli 12 mayo, 2011 at 6:31 pm

    siiii a favor, cuando tenga mi otro bb (si Dios nos lo permite)claro que lo practicaremos es como reforzar el amor entre hermanos. Que lindos se han de ver los patitos.

    Saludos Any.

  9. bubblescrap 12 mayo, 2011 at 3:57 pm

    Completamente de acuerdo…. nosotros al principio medio colechabamos… ya sabes cuna junto a la cama de papás… gracias a que nuestra lactancia estaba teniendo problemas comenzamos a dormir juntos.

    La lactancia se solucionó, los problemas de sueño de nuestra pequeña terminaron y por lo tanto los nuestros y es muy rico sentir una manita estirandose para comprobar que no está sola. Mi nena tiene 7 meses y seguimos sin fecha para pasarla a su propia cuna… que decir cuarto verdad.
    Lau
    http://peripeciasdemami.wordpress.com/

  10. costeñita 12 mayo, 2011 at 3:45 pm

    yo hice colecho con mis padres, con mi hermano, lo hago con mi hija. Me parece algo maravilloso y espero que cuando tenga mi segundo bebé haga colecho con su hermanita y conmigo por supuesto… Un abrazo

  11. JulieFernn 12 mayo, 2011 at 3:34 pm

    acá sin saberlo, ha sucedido!!

    Las lagartas ahora que son “nenas grandes” no quieren dormir siesta, pero a veces el sueño les gana y se quedan dormidas en el sillón, juntitas! También duermen juntas cuando vamos a la casa de mis padres, en la cama matrimonial.

    Y tenés razón… da una ternurita verlos!!!

    Seguramente pronto llegará el día en que el hermanito menor se una a estas “siestas comunitarias”… y te prometo una foto!

  12. Rocío 12 mayo, 2011 at 5:59 am

    el colecho es maravilloso Any tanto entre padres como entre hermanos; mi hermano y yo compatimos el sueño en incontables ocasiones y la verdad que es una experiencia de total amor; ahora mis sobrinos (hijos de mi hermano) de niña de 5 y niño de 2.5 años lo hacen y me llena de ternura. Bien hecho Any 😀 aun recuerdo que precisamente por este tema fue que encontré tu blog por el colecho. Un beso linda