Debe ser un común denominador en las madres, no solo en madres con hijos pequeños si no en madres con hijos adolescentes: el conteo para respirar con paciencia se hace prolongado, es mejor eso que un regaño, manazo, grito o nalgada.

Hace algunos años en la televisión mexicana recomendaban a los padres no perder el control cuando los hijos incurrían en alguna falta, el modo práctico era contar del uno al diez con respiraciones pausadas y profundas, pero «del dicho al hecho hay mucho trecho»… dice el dicho.

Yo, que abogo por la crianza con apego, no puedo negar que los chiquillos me han sacado canas verdes, que les he dado alguna nalgada o un fuerte regaño, y es que ¡rayos!, ¡no soy la madre perfecta!… solo intento ser una buena madre.

Nosotras somos las que debemos tener el control, somos las que con apoyo de lecturas y otras madres nos reeducamos para criar más amorosamente a nuestros hijos, para que ellos en un futuro no muy lejano, cuando lleven las riendas de este mundo de cabeza sean capaces de enderezarlo, de hacerlo más verde, más amigable y menos violento ¿y saben qué? eso comienza desde la casa, con la educación que nosotras les demos hoy.

El otro día salió en el diario una invitación a una conferencia para padres con hijos adolescentes problemáticos, y mi esposo me comentó que todavía nos venía esa etapa dificil con los niños, yo le respondí que si queremos evitarnos ir a ese tipo de conferencias en un futuro tenemos que trabajar desde ahora que ellos son pequeños y darles las bases adecuadas para su mejor formación, ¿estamos de acuerdo?

Como decía, no hay madres ni padres perfectos, pero hoy con tantas herramientas de comunicación podemos apoyarnos y resolver dudas, hacer una cofadría de amigos, padres y madres, con las cuales compartamos puntos de vista en cuanto a educación y crianza, para así tener hoy unos niños sonrientes y seguros, los adultos sonrientes y felices del mañana.

Foto vía

¡Síguenos en Facebook! Da click aquí —> Mamá de Alta Demanda 

9 Comments

  1. Cocolina at

    Hola! acabo de llegar a tu blog, felicidades por él! Esta entrada me llamó especialmente la atención porque justo hace un par de días andaba yo en el mío dándole vueltas al tema de la paciencia o más bien la impaciencia en los padres. Te sigo desde hoy! Gracias!

  2. Bren at

    Excelente post! no conocia tu blog… desde hoy te sigo, el mio es
    amo-ser-mama.blogspot.com
    cariños!

  3. Anonymous at

    «…para que ellos en un futuro no muy lejano, cuando lleven las riendas de este mundo de cabeza sean capaces de enderezarlo, de hacerlo más verde, más amigable y menos violento; y saben qué? eso comienza desde la casa…»

    Me quedo totalmente con ese pedacito de enunciado!

    Muy lindo post!

    Oriana.

  4. Anonymous at

    Any, es dificil aceptar que uno ha nalgueado o gritado. Yo trato de pracicar la paciencia con mis dos hijos y es muy dificil para mi. recien ayer mi niño derramo un contenedor de agua y me mojo todo, de mas esta decir mi reaccion!!! trato dia dia de practicar la paciencia pero a veces me siento fingida, pero pues ahi voy!!!

  5. Faith at

    Es como leer un post mío. También he probado las mil y un técnicas con mi hijo, he nalgueado, gritado y castigado, y no siempre funciona, ni para el ni para mi. Sin leer libros o expertos, solo conociend la vieja técnica de contar hasta 10 para calmar el enojo, comencé a hacerlo, y un día mi propio hijo me dijo: «mami, respira, 1 2 3…….» y cuando el se enoja yo empleo la misma técnica le pudo que respire y cuente…..

    Es bueno reconocer nuestros errores. No se como hacían antes, yo solo se que quiero hacerlo diferente.

  6. 100% Mamá at

    Buenisimo post any, como te entiendo, me ha pasado al igual que tu, trato de practicar la paciencia todos los dias, pero aun asi, es poca, bueno tampoco tengo mucha que digamos, jejeje

  7. Stella at

    Any, ¡qué buen post! Y te felicito por tu valentía al reconocer que alguna vez has regañado o castigado físicamente a tus hijos, porque todas alguna vez lo hemos hecho pero muy pocas lo reconocen así como vos. Además eso es muy humano y no estamos para juzgarnos sino para aprender y mejorar.

    Claro está que uno aprende de los errores y se da cuenta que no es la forma más correcta de educar y que cada día es una nueva oportunidad para ser mejor papá y mejor mamá. Y también estoy de acuerdo con vos en que en este mundo con tanta información, no debemos darnos el lujo de educar «a la antigua» donde la frase más recurrente de nuestros padres era: «Se hace porque yo lo digo, porque soy tu papá» (entre otras) o donde se castigaba físicamente y todo se aprendía a las malas. Ahora, nosotros los papás de hoy debemos aplicar los nuevos métodos todos ellos basados en el amor y el respeto mutuo.
    Un saludo…

  8. Anonymous at

    Querida mama alta demanda, realemnte leer este post me ha encantado, es realmente bellisisimo y me ha afectado mucho tengo una hermosa nena de ocho anio y un bebe de un anio y dos meses… mi hija ya esta entrando en casi la pre-ado, siento que se me van las manos… yo le hablo con amor, ufff trato de tener mucha paciencia pero tiene unos berrinches terribles… y eso que nosotros no le damos muchas cosas de sus caprichos…
    todas las manans la acompano a la parada del micro para ir a la escuela y es pelea gritos y verguenza ella a mi y eso a mi me parte el corazon, asi que le dije a mi esposo mira me vuelve a hacer la hago volver y se queda sentada en el sillon y la llevo a la escuela en auto para asi aprenda de una vez por todo q soy su mama y q la amo y trato de ser buena mana pero bueno nose q hacer… nadie tendra la solucion, solo una caminando y de la mano con todas las mamas acompanado y ayudando como vos lo haces. gracias y hoy cdo vendra volveremos a charlar y cq me diga cual es su enojo … gracias

    ILE