Desde que mi hijo era un pequeño bebé duerme en nuestra cama. Nosotros hacemos Colecho o también llamado Cama Familiar conociendo los beneficios que esta práctica concede a los niños. Supe de ella cuando el niño tenía dos o tres meses.

De recién nacido dormía en una cuna viajera justo a lado de mi cama, todas la noches cuando pedía pecho en la madrugada me tenía que parar de la cama, daba el salto y me trasladaba a la mecedora que estaba en el otro costado, le daba el pecho hasta que durmiera y de nuevo a su cuna, esa era mi rutina varias veces por la noche.

Una ocasión estando tan cansada de las malas noches que me daba de recién nacido, el niño por poco se me cae de los brazos cuando me dormí un segundo, esa fué para mí la gran señal de que debía cambiar la técnica, afortunadamente los libros y el internet me introdujeron a esta práctica y he sido muy feliz con ella.

A mi esposo no le resultó del todo cómoda al principio porque como pareja nos alejaba un poco, pero afortunadamente apoyó mi desición por el bien de nuestro hijo y el también disfutó del calorcito y el olor que despedía todas las noches nuestro niño, así como de ver la paz que refleja su rostro al dormir.

Héctor continúa con su crecimiento y cada vez se nos hace más dificil dormir con él: se mueve mucho, nos trepa, se pone de cabeza…, mi instinto de madre me ha despertado cuanto el niño en su somnolencia a estado a punto de caerse de la cama, en solo una ocasión lo he recogido del suelo, fue una muy mala experiencia para nosotros como papás, porque para el niño pasó tan despercibido que cuando lo levanté y lo pegué a mi pecho se durmió a los 10 segundos…

¿Cómo es la Fase 2?

Desde hace unos días estaba pensando en hacer un gran cambio, continuar con el Colecho en lo que yo le llamo «Fase 2», con la ayuda de mi hermano he pasado hoy su cuna grande junto a mi cama, le hemos quitado el barandal y nivelado el colchón de manera que sienta que es una extensión de mi cama, esto tomando la sugerencia de una amiga que aplicó esta técnica con su hijo.

La cuna ya quedó lista, yo perdí un pasillo para bajar los pies pero ganaré un mejor descanso y más cercanía con mi esposo sin dejar de estar pendiente de mi hijo.

Entre la tristeza y la felicidad seguimos dando espacio a los cambios que para mí siempre han sido tan difíciles… ¡ya veremos como nos va con este nuevo colecho!

Foto destacada Vía

¡Síguenos en Facebook! Dá click aquí —> Mamá de Alta Demanda 

5 Comments

  1. Ana Isis Fuchok at

    Gracias Lulú, Mamás en Círculo, Rocío, Moki Mom =)

  2. Mamá de Alta Demanda at

    Este comentario es de Rocío y lo eliminé por error de dedo desde mi cel, lo pego ahora desde la web.

    Rocío ha dejado un nuevo comentario en su entrada «Colecho o cama familiar»:

    super buena idea la que has tenido, la verdad me gustaria hacer lo mismo pero no tengo disponible una cuna…a ver que se me ocurre…..lindo tu blog, si no te molesta lo agregaré a mis links y de paso te invito a visitar el mío que irónicamente aun esta ewn pañales..salu2

  3. Moki Mom at

    mi hijo tiene ya 4, y no se quiere salir de mi recámara, el duerme en su cuna, junto a nuestra cama, pero y ahora?? la verdad es que tengo cierto temor por mandarlo solo a su habitación, necesito consejo

  4. Mamas en circulo at

    holaaa!! yo conoci la cuna de colecho en mi embarazo y la fabricamos con mi marido, a una comun le cortamos las barandas del lado me nuestra cama…
    muy lindo el blog
    cariños desde argentina
    ceci

  5. •○.☼kerita☼.○• at

    Hola, Any, fijate que asi como la foto tengo la cuna, puesto que mi cama es «matrimonial» y te imaginas 4 ahi, seria un suplicio jejeje en la parte de la cuma duerme daniel luego yo y enmedio diego y al final vik.

    nos la pasamos también tan rico que dormimos que las frias madrugada que caracterizan este mes ha paso inadvertidas.