Llegó diciembre y junto con el las fiestas más bonitas del año, en mi casa somos fanáticos de estas fechas. Así que desde noviembre ya estamos pensando emocionados que haremos para disfrutar del último mes del año ¿en tu casa pasa igual?

Mis hijos aún son pequeños, mi hijo tiene ocho y mi hija tiene cinco años, desde el primer año que disfrutaron de un diciembre en casa han notado como su papá y yo nos esmeramos en ponerles un ambiente bonito y festivo en nuestro hogar. Todo esto para que sientan la diferencia de la magia que flota en este mes tan especial y colorido.

Cuando mi esposo y yo comenzamos nuestra pequeña familia fue divertido ir comprando las piezas que adornarían nuestro espacio, cada figura se iba anexando a la de años atrás, hasta que la vida nos mandó las risas y las alegrías de la casa, nuestros peques.  Desde entonces junto a ellos hemos creado lo que han sido nuestras tradiciones familiares y por supuesto nuestros recuerdos.

Hoy te comparto algunas de mis tradiciones:

El arbolito

Pieza infaltable y dueño de mi sala durante mes y medio. Hemos tenido naturales y es muy divertido prepararnos para ir por ellos a los sitios de venta, el ver su traslado sobre nuestro vehículo. Pero sobre todo disfrutar su delicioso olor a pino en casa. Los niños participan felices en su elección.

La corona de adviento

Este año mi hijo participó en la creación de una, le explicaron cuál era su significado y donde se debe colocar. Es muy fácil de hacer, puedes checar los tutoriales en los canales de video.

Galletas 

Esta tradición navideña comienza este año y lo he prometido. Como ya he platicado por aquí no me gusta cocinar, y la verdad es que el horno no es mi especialidad, todo sea por disfrutar de las sonrisas de mis hijos en familia ¿algún tip?

Música navideña

¡Este es nuestro hit! Camino a la escuela por las mañanas escuchamos un disco o hacemos un playlist con las canciones más famosas como la clásica “El niño del tambor” o hasta súper modernas como “All I Want For Christmas Is You”, de verdad que no nos cansamos de escucharlas.

Comida deliciosa

Entre las visitas que llegan, las visitas que uno hace, las fiestas, posadas, idas a comer en familia, la lista de todo lo que comemos es muy larga. Estos momentos nos sirven para probar platillos clásicos y extender el paladar de toda la familia, y es que hay mucho más que probar que el tradicional pavo.

Ser agradecidos

Todo diciembre preparamos algunas despensas para gente que a lo largo del año ha trabajado con nosotros. El valor del detalle es personal, lo importante es que los niños aprendan como podemos extender nuestra gratitud hacia las demás personas.

Estas son solo algunas de las cosas que hacemos en equipo y que forman parte de esta hermosa temporada en familia.

 

Foto: vía

Post escrito por Any Fuchok y publicado originalmente en Disney Babble Latinoamérica.

¡Sí­guenos en Facebook! Da click aquí Mamá de Alta Demanda.