Ser mamá de una nena es MA-RA-VI-LLO-SO.

Hace dos años estaba con una panza gigantesca, y con un humor del mismo tamaño… Ana Carolina estaba muy cómoda dentro y no tenía ganas de salir a este mundo loco donde ya la estábamos esperando con todo listo en casa. Héctor mi hijo mayor todos los días me preguntaba cuando regresaba de la escuela si ya había venido su hermanita.

Mis tías, amigas y vecinas me inundaban con mensajes y otras me veían con cara de lástima, es que lo recuerdo tan clarito como si fuera ayer. A veces me sentía de buenas para contestar y otras la ansiedad me ganaba y acababa mal y de malas =(

Carito casi se llevó las 42 semanas, y no perdí las cuentas, es real, ella no tenía ninguna prisa por llegar a mis brazos, el chiste es que ella se sentía muy cómoda allí: ni frío, ni calor, desnuda, sin hambre, en alberca, sin llorar… vaya, así quién ¿Verdad?

Aún cuando la panza ya me incomodaba, unas horas antes no me imaginaba lo rosa que sería la nueva vida con mi chiquita. Tenía todo armado y organizado con mis tonos azules y carritos de Cars por toda la casa, de verdad que ser mamá es lo mejor que me ha pasado en la vida, pero ser mamá de niña es ponerle la cereza al pastel, ¡es la felicidad completa!

En los casi dos años de Carol he venido a reencontrarme con mi niña interior, con esa que le gustaba ver los cuentos de las princesas de Disney, jugar a las Barbies, peinarme con una cola de lado, ser la nena de la casa a la que le gustaba que le dijeran “Qué bonito vestiiidooo”, así, en tono exagerado cuando los papás quieren que demos una vuelta con coquetería… Carito es la bebé, la consentida de todos, el amor de su hermano, la nena de papá, ¡la princesa de mamá!

Tiene un hermano mayor, Héctor, con quien juega y pelea, pero sobre todo ama.

La he visto jugar con sus muñecas, una se llama “Nena”, otra “Picesa”, otra “Tiana”, y la mayoría se llaman “Bebé”, jajaja. Le gusta que le ponga sus vestidos de princesa, zapatos de… princesa… pulseras de… princesa…, diademas de… pues princesa.

Con ella nos está pasando como con Héctor y su gran amor por Rayo Macqueen, creo que pronto tendremos que hacer un fondo monetario internacional para poder solventar su gusto por Cenicienta, Blanca Nieves y toda la comitiva.

No le gusta que le corte las uñas ni dormida, es algo que tengo que trabajar más. Es terca, mandona, dulce y cariñosa. Su persona favorita es Héctor. Le encanta bailar y cantar. ¿Ya les dije que le gusta Black Eyed Peas?, pues eso, baila las canciones de Pitbull y le encanta la Navidad y Santa.

Puedo suspirar pensando en mi nena, puedo llorar mientras intento describirla… el amor de una madre es  infinito que no se puede definir con más palabras…

Ya viene la fecha, ¡estoy tan emocionada!

¡Síguenos en Facebook! Da click aquí —> Mamá de Alta Demanda ♥

Foto Any Fuchok

5 Comments

  1. Ana Isis Fuchok 7 noviembre, 2013 at 7:54 pm

    Gracias por sus comentarios chicas bellas!

  2. Lola 6 febrero, 2012 at 10:36 am

    Muchísimas felicidades a tu nena, qué pronto pasa el tiempo… disfruta del amor de tu hija porque son tan divertidas!! Aunque para ella su verdadero amor será su hermano mayor.. !!qué tendrán ellos para que los adoren tanto!! Felicidades Any

  3. Club Futurama Basquetbol 4 febrero, 2012 at 8:07 pm

    :::Mi Camila tiene dos años y es pura candela…. nos tiene todos enamorados, fascinados con sus puntadas y ocurrencias::: Son una verdadera Bendición!!! Y el amor es completamente indescriptible!!!♥ Any

  4. Irene 4 febrero, 2012 at 7:11 pm

    Que emoción!!! mi hija también cumple los 2 este año!
    Las niñas son tan dulces y mandonas a la vez …. jajaja “ahi mamá”, “entra mamá”
    awww te felicito por tu nena hermosa, que se la pasen más que bien en la fiesta!!!

  5. cele 3 febrero, 2012 at 7:25 pm

    Me encanto la frase “ser mamá es lo mejor que me ha pasado en la vida, pero ser mamá de niña es ponerle la cereza al pastel, es la felicidad completa!” no pudiste haberlo descrito mejor !! muchas felicidades para tu preciosa princesa! un abrazo !!