Es situación común, digamos una gripe, tos o temperatura, pero no para nuestros tesoros si no para nosotras las madres.

¿Qué pasa cuando nosotras, las «reinas» del hogar nos enfermamos?, ¡nada!, qué nos convertimos en guerreras al 200%, que si ya bien sorteamos la crianza de nuestros hijos haciendo la tarea con ellos, dándoles de comer, bañándolos, jugando con ellos, etc, con la labores del hogar donde incluyo hacer la comida, barrer, trapear, sacudir, levantar juguetes por toda la casa, lavar ropa, el trabajo fuera de casa y aguantar al jefe inmisericorde, horarios que atentan contra la vida familiar, compañeras chismosas, atender al esposo que aunque lo queremos no nos ayuda como quisiéramos… vaya que la lista es larga con todo lo que hacemos todos los días… se me olvidaba, ¿pensé en nosotras? ¿en algo de vida social?, ¿en hacerte un pedicure si acaso te va bien? ¡ni pensarlo señora! ¡Eso es si tenemos suerte!

El punto, antes de que me desvíe más, es que no podemos enfermarnos, así como lo leen, está prohibido para las mamás, ¡así que mejor se enfermen las solteras porque nosotras NO!

Ayer esta mamá estaba a punto del desmayo, dolor de garganta, dolor de cabeza, irritable… el Paracetamol no me sanó del todo, me sentía en estado sopor y ni quien me ayudara a cuidar a mis patitos. Primero, el papá de alta demanda en sus espantosas jornadas de 13 o 14 horas diarias, solo cuento con el un rato en la comida, medio ayuda y luego bye.

La abuela de alta demanda también trabajando, y ni modo, viene cuando puede a ver a sus nietos y ni como enojarme, ella tiene horarios más flexibles pero tampoco es de que venga cuando lo necesito.

La «alegría del hogar» es punto y aparte, y allí párale de contar. En fin, que me las ví sola con mi malestar cuidando a mis retoños, la pequeña cada día se vuelve más intrépida y curiosa logrando que mi único descanso es cuando ella hace su siesta de medio día y por la noche, pero ¡bah!, a esa hora ya estoy tan cansada que me duermo detrás de ella. El mayor sin problema, nos acoplamos muy bien y entiende las órdenes de mamá, un dulce.

Ayer en las redes sociales llegamos a la conclusión que las personas que casi siempre apoyan a las madres son: la abuela materna, el esposo, el hermano mayor, alguna tía. En ese orden, la suegra, las amigas o vecinas no figuraron en la lista.

¿Que hacer cuando estás enferma o no rindes físicamente y tienes que cuidar a tus hijos?

1.- De inicio decir «arriba chingaos, primero mis hijos».
2.- Luego si no es nada grave como una gripe pues tomarte las medicinas necesarias.
3.- Ponerles una película que les guste o la tv, aunque sea un rato, así ellos se entretienen.
4.- Atender a tus hijos de forma normal, que sepan que estás enferma pero no hacer drama frente a ellos.
5.- Dales un baño, cánsalos, dales de cenar temprano y si se puede duérmelos.
6.- Si los logras dormir felicidades, ese tiempo extra es para tu descanso no para ver tele o chatear o leer tu Face, así que ¡a dormir señora!

La mañana siguiente seguro te sentirás mejor, ¡sonríe!

Foto: Vía

¡Síguenos en Facebook! Da click aquí —> Mamá de Alta Demanda ♥

 

8 Comments

  1. dale calor at

    Vamos que teneis ganado todas las madres vuestro sitio en el cielo, de eso no cabe duda, pero en cambio si cuidais a los hijos lo mejor que esta en vosotras, porque los niños son de las madres y las niñas de los padres, no acabo de entenderlo.

    saludos

    http://dalecalor.blogspot.com

  2. ♥ мαмa αяєℓу ✿ at

    Muy cierto Any, las mamás tenemos prohibido enfermarnos, pero aun asi pasa jaja, yo añadiria a tu lista, no te esreeses de más tratando de hacer lo que haces siempre.. eso me pasa a mi ¬¬ trato de limpiar igual tener la comida a tiempo, terminar lo q deje pendiente en el trabajo en casa, y recoger cada desorden despues de q los pekes se duermen :S

    Y no se porque es q no logro cambiar eso jajajaja

  3. Edit at

    Esa es una gran verdad…
    No podemos estar en enfermas, ni mucho menos descomponernos o tener dolor de cabeza…
    Nos aguantamos el malestar estoicamente.
    Es verdad que uno lo hace por amor, a los hijos… Cuando vienen grandes, se dan cuenta y te ayudan mucho.
    Cariños.

  4. Broken Fortune Cookie at

    Pero no creas, el que la familia, tu mamá o quizaaaaaaa tu suegra te ayude en casos así no pasa en todos lados, yo creo que es muy latino. Nosotros en Canadá tenemos amigos canadienses que no cuentan para NADA con su familia en casos así y tienen que contratar a alguien o de plano ver entre las amistades si alguien se compadece.

    Nosotros tenemos a mis suegros del otro lado del país, pero aunque estuvieran aquí estoy SEGURA de que no me ayudarían; cuando nos visitan solo nos ayudan por ratitos y cuando la niña está de buenas. Mi cuñada es otra onda, pero vive como a una hora de distancia y la pobre también tiene que ver cómo se las arregla con sus tres hijos, pero tratamos de ayudarnos un poco. Mis papás son otro rollo, cuando vamos casi me quitan a la niña y se hacen cargo de ella todo el tiempo que estamos allá, pero los vemos muy poquito, sólo dos veces al año 🙁

    Las que sí nos echamos mucho mucho la mano aquí somos el grupito de amigas latinas, como ninguna tiene familia, o la familia del esposo es canadiense y no muy cooperativa, entre nosotras entramos al quite.

    Creo que es importante tener una red de apoyo, pero de que a veces no queda de otra más que lidiar con todo sola, no hay duda.

    ¡Ánimo! 🙂

  5. Viviana de MamásyBebés at

    Coincido con Brenda, somos imprescindibles.

    Olvide mencionar algo: tuve una pareja que en estos casos no ayudaba en nada y una tiene doble preocupación: el malestar, y la casa que se cae en pedazos…

  6. BRENDA MASTITZ at

    Se dan cuenta que somos «IMPRESCINDIBLES»??? La familia no funciona si nosotras no funcionamos! eso esta bueno? o no Tanto? ….mmm…
    Me gusto el post! un besote! y toma mucha vitamina c, por si acaso…. 🙂

  7. Viviana de MamásyBebés at

    Hola Any.

    Ya lo sabes, hace 2 semanas estuve asi. F asumió el control de la casa, de las niñas y trabajó desde casa.

    Al día siguiente regresó al trabajo (yo lo regresé XD) pero al llegar por la tarde, volvió a ocuparse de todo.

    Así que no tengo que recurrir a nadie más, nadie de la familia tiene que dejar sus actividades por mi. El no tiene miedo de ser responsable.