Loading
cara-de-papa

El valor de la honestidad y como se la enseñamos a nuestro hijos

El fin de semana pasado nos pasamos de plaza en plaza buscando un vestido rojo, porqué seré dama en la boda de una de mis tías, el punto es que fuimos a una tienda que se llama Fábricas de Francia (en México la conocerán).

Allí entre vuelta y vuelta mi hijo de 3 años y 2 meses me enseñó un Sr. Cara de Papa, uno de los muñecos que se encuentran en su lista de deseos gracias a la película Toy Story 3. Me preguntó con sus palabritas “porqué tenía puesto ese traje” (el de Buzz Light Year, ya que no era el Papa tradicional), el caso es que le dí una explicación sencilla, me dí la vuelta y seguí en la búsqueda de cosas. Lo que quería era salir del área de bebés (allí estaba el juguete) porque si no acabo llevándome algo para la nena aunque mi conciente e inconsiente se peleen.

cara-de-papa
Foto: Disney.

Quiero aclarar antes que mi hijo no tiene la malicia, picardía o certeza de lo que hizo. Nunca se ha robado nada, el simplemente subió la caja al cesto sin pensar en que se tiene que pagar por ello, se le hizo normal y ya. Lo raro es que en la salida tampoco sonó la alarma o nos paró algún guardia, nada. Nosotros salimos con la conciencia limpia.

Aquí algunas reacciones en Twitter y Facebook:

Nota de compra.

Le he dado vueltas a las palabras exactas, al atinar como explicarle lo que hizo, y que de verdad me entienda, no que sean palabras que corran, pero aún no las hallo. Tiene que ser pronto antes de que a él se lo olvide la situación. Hoy el niño juega en casa con el Cara de Papa y nosotros tenemos la conciencia tranquila.

Fuimos ayer a pagar. Mi esposo se bajó del vehículo, y cuando llegó a la tienda pidió hablar con el gerente del área, una chica, quién sorprendida con la acción lo felicitó y le dijo que no había visto una acción como esa y que le estaba agradecida.

¿Tú que hubieras hecho?

Foto destacada vía

¡Síguenos en Facebook! Dá click aquí —> Mamá de Alta Demanda 

10 comments

  1. Yo lo que haría es: en la siguiente ida al super llevar a Héctor e irle diciendo “mira, todo lo que voy poniendo en el carrito son cosas que hacen falta en casa… ¿ya no tienes shampoo? Hay que comprarlo… se nos antojan unas galletas las ponemos en el carrito… cosas asi… y al formarse para pagar decirle “ahora todo lo que escogimos lo vamos a pagar”

    Y como dice Julie con las repeticiones de nuestras compras lo van comprendiendo bien.

    Me pasa con Andrea que una vez que escoge algun postre especial ya le urge que vayamos a pagar para abrirlo, ella ya asimiló esto y Héctor lo hará pronto pues estan conociendo el mundo que los rodea y lo que a los adultos nos parece inapropiado para ellos es desconocido. Una vez que conozcan, entonces ya se les enseñará de que lado deben estar.

    Besitos y felices vacaciones!!

    Por cierto me has hecho reir y reflexionar con tu entrada mas reciente… ¿acaso necesitaremos vacaciones para descansar de las vacaciones que pasemos con el esposo a full time? Lo sigo meditando jajaja.

  2. En sentido estricto eso no es honestidad. A mí me pasó alguna vez con Samuel, cogió algo de un almacén y en cuanto me dí cuenta, lo hice que lo devolviera, así llorara y pataliara. También de acuerdo en que se debe devolver, para no crearle una confusión a Héctor, sino que él aprenda que no se deben coger las cosas sin antes pagarlas.

  3. Estuvo muy bien lo que hicieron. En mi caso particular mi bebe es muy chiquito.. pero tengo una experiencia de ese tipo de cuando yo era chiquita. Mi mama me contó que yo había hecho algo similar. Así que luego de explicármelo me llevo de vuelta y (luego de hablar con el encargado del lugar) me mostró como la cajera lo pasaba por la registradora y como ella le daba la plata que correspondía.
    Creo que después de ahí me quedo clarisimo como funcionaba.

  4. Yo tengo dos lagartas manos largas en el super: todo lo que les gusta lo meten al chango! Pero claro, siempre que estoy alerta lo voy sacando antes de llegar a la caja. Pero me ha pasado que accedo a comprarles alguna de sus miles de elecciones y ellas lo quieren abrir, usar y meterselo en el bolsillo al instante. De ahi es que cada vez que vamos, les digo esta sencilla frase: “no, todavía no pq la chica lo tiene que pasar por la compu y yo le tengo que dar la plata”.

    Fue surtiendo efecto! Siempre me señalan “la compu” (que es la caja, obviamente) y me preguntan cuánta plata tengo que darle a la cajera!! jajaja

    Me ha pasado más de una vez eso de por ahi no decirles algo pq pienso que no lo van a entender… pero ellos siempre siempre nos sorprenden, son muy despiertos y cada palabrita nuestra la van grabando.

    Respondiendo (una vez más, jeje) a tu pregunta, yo lo hubiese devuelto si estaba en condiciones (es decir, sin abrir), pero no lo compraba, tal vez para evitar confusiones. De todas formas lo que hicieron fue más que correcto! Y ojalá más personas procedieran como ustedes, asi las empleadas no se sorprenderían de la honradez de alguien… debería ser moneda corriente!

  5. También lo hubiera devuelto, y como tal la explicación hacia el hijo.

    El título de la entrada lo dice todo amiga, HONESTIDAD.. las acciones de los adultos son la herencia ideal.
    Un beso

  6. wow ani la verdad es q como te dijo la chica pocas personas harian algo asi..de haber sido yo la gerente te daba descuento de empleado XD

    yo creo q lo devolveria y supongo q dependiendo el precio haria lo q tu ..pero mira q México necesita mas gente asi

  7. Bueno, yo solo lo regresaba, no lo compraba. Menos, a ese precio! ajajajaja

    Y si no sabes como explicarle, recreale toda la accion. “recuerdas que me mostraste al Sr. Cara de papa?”, “recuerdas que mamá no lo pagó?”, “recuerdas que lo pusiste en la carriola?”, asi hasta llegar al momento e hilvanarle toda la accion “no correcta”.

    Felicitaciones Any, no podrian haber obrado mejor!!!!!!!

Deja una respuesta