Todas las épocas han tenido momentos duros. Cuando prendemos la televisión para enterarnos de las noticias, la gran mayoría de estas hablan de naciones en crisis, pobreza, hambre y desgracias; cuántas veces preferiremos apagarla y continuar con nuestra vida. La verdad es que lo que vimos en los noticieros no desaparece al presionar el botón del control remoto.

En lo personal, he aprendido a focalizar estos problemas; si bien me es difícil ayudar a las familias que perdieron sus casas en un terremoto en China o a pequeños que padecen la tristeza de la guerra en Medio Oriente, he optado por apoyar a quienes sí tengo cerca.

He aquí mis recomendaciones para hacerlo: abre bien los ojos. Observa. Por allí hay una señora que hace la limpieza con una vecina que a veces viene de la mano con su pequeña nieta. Al final de tu calle vive un anciano que camina apoyado de un bastón y regresa de la compra con una bolsa de víveres, la cual nadie le ayuda a cargar. En tu trabajo saludas a un hombre mayor que siempre te sonríe y tú, como pasas tan apurada, solo levantas la mano. Todas estas personas tienen un nombre, y todas ellas seguro necesitan algo, y eso puede empezar con una sonrisa y un “¡Buenos días!”.

Comienza en casa

Busca en casa, comienza con tu ropa, por allí hay algo que ya no usas y que se encuentra en perfecto estado. ¿Tienes una hija pequeña a la que ya no le queda ese vestidito azul y también hace mucho que no juega con ese juguete? ¡Puedes regalarlos a la anciana que ves pasar todos los días con su nieta!

¿Has acumulado distintos contenedores plásticos y crees que pueden utilizarse sin problema? Ve a tu iglesia más cercana, en ellas aceptan donativos en especie, donde seguramente todo lo que lleves podrá ser reutilizado por un niño, una abuela o un padre de familia.

Verás lo bien que te sientes al ayudar a un desconocido. Cuando selecciones el material de donación, no dudes en explicarle a tu hijo  en qué consiste este hecho. Pregúntale qué juguetes ya no usa, para poder hacer feliz a otro niño con ese detalle. Estoy segura que estará feliz de participar contigo en este acto de amor hacia otros seres humanos.

¿Qué opinas de la cultura de la donación? ¿Participas de ella?

Foto vía

Post escrito por Any Fuchok y publicado originalmente en Disney Babble Latinoamérica.

¡Sí­guenos en Facebook! Da click aquí Mamá de Alta Demanda.