En el supermercado. Mi hijo sentado en el carrito, yo cargando a la nena frente a él, papá buscando entre anaqueles.

– Mami, ¿quién te la metió? –
dice seriamente y frunciendo el ceño, tras haber estado como un minuto en silencio.

¿Meterme que hijito? -respondí.

– ¡A Patita! – me contestó ansioso. – ¿Quién te metió a Patita en la panza? -preguntó confundido

Después de reirme sorprendida (y nerviosa) por la pregunta de mi peque de 3 años y 3 meses solo me tocó contestarle con la verdad:

 – Tu papá hijito.

Cuando se lo conté a su papá sonrió. Y a él no le quedaron más dudas… por el momento…

Ahora me pregunto cuanto tiempo pasará antes de que me pregunte el «cómo».

Foto destacada vía

¡Síguenos en Facebook! Dá click aquí —> Mamá de Alta Demanda 

5 Comments

  1. M@rt@ at

    Hola decirte que te e encotrado hace poquito,me a gustado mucho tu blog y me e hecho seguidora para seguir tus historias,yo tambien tengo dos niños si quieres pasate por mi blog y nos conoces bss

  2. PRiNcEsS jAnNe at

    ups jajajaj La inocencia de los niños a veces nos mete en tremenos apuros, pero es lindo al fin y al cabo.

    Suerte!!! 🙂

  3. Gissel at

    ja ja. . . Ay que chiquito! Tú mente voló muy lejos verdad? Hablando en serio, parte de que los niños vean con naturalidad los temas de sexualidad es ir contestando preguntas como está con respuestas sencillas como tú bien hiciste. No dijiste una mentira, ¡que bueno! Conforme crezca se ampliará la información pero partiendo de las verdades que le enseñas. Mientras tanto ya nos han sacado la sonrisa del día. Besito