Mi amiga Giss Méndez tuvo a bien etiquetarme en una publicación en  Facebook hace unos días. Me compartió un texto sin autor que menciona 25 puntos con formas de amar a una hija pequeña.

En verdad es fabuloso, el punto uno donde habla de los vestidos me atrapó y lo confirmé en base a mi experiencia, de cuando pasé de vestiditos a querer usar otro tipo de ropa de «niña grande» o «pre púber», aún tengo el recuerdo… y me decidí a disfrutar a mi niña que aún adora los vestidos largos y ampones, falditas rosas y tutús que a mi vista y a la de su padre es la más hermosa del mundo. Es un artículo bello para compartir.

25 Maneras de amar a tu pequeña hija

  1. Cómprale vestidos. Probablemente no va a querer usarlos todos los días por siempre. Aprovecha la ventaja de este deseo único de las niñas pequeñas. Enséñala a sentarse como una dama y a dar vueltas.
  2. Hazle cosquillas, y escucha detenidamente mientras se ríe. Su risa va a cambiar. Escucha. Recuerda.
  3. Déjala jugar en el lodo y que ande en su bicicleta por los charcos. Luego deja que te ayude a lavar la ropa.
  4. Enséñale a amar a la mujer en la que se convertirá amando a la mujer en la que tú te has convertido. No te subas a la báscula delante de ella. No te quejes de que la ropa no te queda. No digas cosas negativas de ti misma. Necesitara que le recuerdes constantemente lo que Dios realmente valora, y mucho de eso no se ve.
  5. Guíala con el ejemplo. Ella hará lo que tú hagas, no lo que tú digas.
  6. Valora su vida. Enséñale a valorar la vida de otros. Provéele de oportunidades para interactuar con mujeres de todas las edades. Participen juntas como voluntarias en algún banco de alimentos o algún asilo. Ayúdala a coser una cobija de bebé para alguna nueva mamá. Preséntales a mujeres embarazadas y enséñale la emoción acerca del regalo anticipado que está en sus vientres.
  7. Enséñale a cocinar. Déjala poner la mesa y lavar los platos. Aunque se tarde diez minutos más para empezar a comer porque es muy cuidadosa para doblar la servilleta. Aun cuando tengas que lavar los platos de nuevo después de que ella se duerma. Practiquen juntas el servir a otros con amor.
  8. Dale apodos de adoración, cariño no de condescendencia.
  9. Tómale fotos. Cambiará rápidamente. Mientras lee, duerme o prueba su primer pedazo de pastel. Toma fotos de las dos juntas. Enmárcalas y ponlas en las paredes de su recamara. Algún día las reemplazara con fotos de ella con sus amigas, pero recordara los momentos especiales que pasaron juntas.
  10. Llévala contigo. Llévala a museos, vayan al parque, salgan a comer, y a todos lados cuanto puedan. Ayúdale a ser valiente para probar nuevas cosas.
  11. Canta y baila con ella. En la casa, en el carro, fuerte!
  12. Ama a su papi. Ella lo necesita igual como te necesita a ti. Muéstrale como se ve un matrimonio amoroso y habla con ella acerca de tus sueños para ella y que cualidades son importantes un esposo.
  13. Enséñala a perdonar y pedir perdón. Dile acerca de tu amor incondicional para ella y de la manera que Dios nos amo y nos ama.
  14. Acurrúcate. Durante unos minutos cada día, pon tus brazos alrededor de ella.
  15. Léele. Lean acerca de Laura Ingalls Wilder y Amelia Earhart, Hellen Keller (fue una autora, activista política, y oradora estadounidense sorda y ciega ) Ruby Bridges, Ruth y María y otras muchas mujeres que fueron valientes, inteligentes y compasivas.
  16. Sueña con ella. Habla con ella de lo que quiere ser cuando sea grande, del día de su boda, de sus propios hijos. Dale cosas por las cuales ver a futuro. Ayúdale a esperar pacientemente por las cosas como salir sola con sus amigas, tener novio, maquillarse.
  17. Invita a sus amigos a jugar. Conócelos y conoce a sus padres. Se observadora, y considera cuidadosamente las personas a las que confías su cuidado.
  18. Corre con ella. Pruébale que puede lograr algo que parece imposible para una niña pequeña, como correr un maratón, un kilómetro, etc.
  19. Llévala a la iglesia. Aun los días que sabes que se portará mal. Esto pasara. De verdad, pasará.
  20. Se su amiga por correspondencia. A veces es más fácil escribir las cosas que no sabes cómo decir o preguntas que las harían sonrojarse a las dos. Dale cartas de amor también para ver después cuando ella necesite un recordatorio de cuanto te preocupas por ella. Escríbele aunque nunca te responda.
  21. Enséñala a valorar su cuerpo. Enséñale que la modestia es importante, que los niños son criaturas visuales, y que su cuerpo es un regalo de Dios. Es para ella y su futuro esposo, y nadie más.
  22. Dile la verdad; acerca de tener citas y del matrimonio, dile como se hacen los bebés y el hecho de que no siempre obtendrá lo que quiere, ni hacer lo que ella quiere. Ella es una creación única de Dios y le ha dado dones especiales. Ayúdala a descubrir esos dones.
  23. Enséñale a pedir ayuda. Permítele hacer cosas por ella misma, pero cuando necesite ayuda, haz que diga las palabras, “me puedes ayudar por favor”. Saber cómo pedir ayuda y como aceptarla cuando se ofrece es una habilidad que eventualmente necesitara. Todos lo necesitamos.
  24. Ve lo que ella ve. Llénate de los mensajes que está adquiriendo no solo de los programas sino de los comerciales también, de lo que lee, etc.
  25. Ora con ella. Muéstrale que puede acudir a Dios en cualquier momento. Qué su vida está en sus manos.
Foto Vía

¡Síguenos en Facebook! Da click aquí —> Mamá de Alta Demanda 

5 Comments

  1. Pingback: 2013: Mi vida en un blog | Mama de Alta Demanda

  2. Ana Isis Fuchok at

    Gracias Virgina, Faby y Gloria, aprecio mucho sus comentarios, es verdad que el texto puede no gustarle a todas las lectoras y es muy válido, pero tiene tópicos interesantes que rescatar y que podemos aplicar en la crianza de nuestras nenitas.
    Un beso!

  3. Faby at

    Que hermoso! y a ponerlo en práctica, soy mamá de sólo una niña y es tan cierto…

  4. Virginia at

    Hola, lindo blog, hacía un tiempito que no lo visitaba!

    Me llena de preguntas este post:

    Yo creo que estás cosas solo refuerzan los estigmas de género y generan complejos que perjudican la formación de personas felices. ¿Y si no quiere ser mamá? ¿Y si no quiere tener esposo?

    ¿Por qué una mujer debe aprender a «servir a los demás»? ¿Por qué una mujer debe considerar su cuerpo como un regalo para su esposo? ¿Por qué obligar a una niña a ir a la Iglesia? ¿Por qué no dejarla elegir a ella como encontrar la fé? ¿Saber esperar para maquillarse? ¿Por qué no esperar a ser independiente, autónoma? ¿Y si no amo al papá de mi niña debo quedarme a su lado como una sojuzgada? ¿No es eso dar un mal ejemplo?
    Yo creo que a los niños y las niñas hay que enseñarles acerca de lo importante que es lograr ser feliz y pleno sin atarse a dogmas establecidos, lo poco importante que es lo que la sociedad espera de ellos por haber nacido hombre o mujer, otorgándoles la mayor de las libertades en cuanto a su sexualidad, enseñando y no oprimiendo. Se demuestra amor apoyando sus decisiones, respetando, protegiendo y RESPONSABILIZÁNDONOS.

    Da mucho que pensar acerca de nuestra sociedad, que aún se diga que lo esperable para el futuro de una niña es que se case (con un ESPOSO) y tenga niños. Como mamás no habría que reforzar este estigma, que a tantas mujeres ha dañado a través de los años.

    Perdón que suelte este comentario tan largo, de más está decir que sólo es mi opinión, y respeto la de los demás, creo que la riqueza está en el intercambio de ideas. Capaz que todos deberíamos reflexionar acerca del origen de cosas como está.

    Un abrazo y un saludo.
    Virginia