Comenzamos a escuchar de voces de otras mamás las maravillas que están haciendo las clases de ballet en sus hijas o lo valerosos que se vuelven con el taekwondo sus hijos. Así que de verdad nos preguntamos si valdrá la pena que nuestros chicos prueben estas clases extras. La respuesta es sí y no, ahora te explico.

Antes que nada debes como mamá tener muy claro el por qué “deben” estar dentro de una clase extra escolar, puede ser porque a ti te gusta, porque tu hijo lo pida, porque los amigos de tu hijo van, entre otras cosas. La razón más importante es saber para qué le va a servir a tu pequeño, también si todos están de acuerdo en la decisión y estar conscientes que NO sea una obligación.

Deja que tu hijo elija la clase que quiera tomar, hoy la oferta para los niños y las niñas es grande, hay clases artísticas como ballet, pintura, danza moderna, instrumentos musicales como violín, piano, guitarra y muchas otras cosas. También clases deportivas como natación, basquetbol, futbol, taekwondo, entre otras. Lo más importante en mi opinión es que al niño le guste.

Si por ejemplo, a tu peque le cuesta un poco socializar, puedes buscar un taller donde se trabaje en equipo, como el futbol o el teatro, o si necesita dominar un poco el carácter activo, quizá optar por la pintura sea una buena idea.

Recuerda que hay algunas pautas que deben de seguir para estar en un taller extra, tales como no obligarlo a ir a algo que no le gusta. Considera sus gustos y habilidades para elegir el curso, no satures sus tardes y sus días con actividades extras. Si tienes dudas, te recomiendo que acudas y observes una clase muestra del taller, así sabrás cómo es su manejo.

¿Vale la pena un taller extra? Yo creo que sí, ya que mejoran su forma física y coordinación. Pero es importante saber que aun cuando los niños no acuden a estas clases, no significa que estén perdiendo el tiempo, simplemente están manejando su tiempo libre de forma diferente.

Si como mamá no te gusta tener que salir en las tardes por la inseguridad o costo extra, puedes checar en la escuela de tu hijo los talleres que ofrecen tras salir de clases. Casi siempre serán más accesibles que en una escuela particular y de esta forma también evitamos un traslado a media tarde.

No hacer nada también es válido para los niños, estar con su familia, amigos, ver un poco de televisión incluso, no los hace mejores o peores niños. El jugar de forma libre también es una actividad y los niños tienen la obligación del juego como su bandera.

¿Tu hijo practica algún taller artístico o deportivo? ¡Déjanos tu comentario!

Foto Via

Post escrito por Any Fuchok y publicado originalmente en Disney Babble Latinoamérica.

¡Sí­guenos en Facebook! Da click aquí Mamá de Alta Demanda.