Cuando era una jovencita y me decidía si entre estudiar Medicina y Comunicación, en mi interior
soñaba con ser editora de una revista muy famosa, algo así como un Cosmopolitan o Vanidades, o dueña de mi propia marca como Cristina u Oprah, no debo perder las esperanzas, ¡al menos tengo mi blog!

Voy a ese recuerdo porque mientras me decidía sobre que publicar en este post pensaba que tengo varias cosas que escribir  y que me hacía falta tener una revista para escribir de los diversos temas y no solo de uno por post, en fin, esta cabeza a veces divaga un poco en los ratos libres y sin gritos que les dejan sus bebés de alta demanda…

Espasmo de sollozo

Eso fue lo que le pasó a la bebé y ya estamos más tranquilos y vigilándola contantemente, un episodio que no quisiera volver a repetir pero por si las dudas ya se que debo estar tranquila si sucede y ponerla en una superficie lisa (piso o cama) para que poco a poco recupere el aire sin necesidad de un golpe.

Otra cosa es que gracias a los comentarios del pediatra de mi hija ya se que puedo transmitir perfectamente los cuentos de terror o_0

Mamá-Canguro

Por fin, ya tengo mi Pouch, está hermoso, un regalo de mi esposito al que adoro, prometo poner una foto nada más me pongo guapita este fin de semana para que luego no halla sustos por ahí y digan «mejor que se quede en avatar», les presumo mi pouch, es de la marca Papu está divino.

Mi hijo crece…

Parece que no, que va muy despacito, pero luego da unos estirones bárbaros. Fuí a su «clase abierta», fue la primera para los dos ya que el año pasado con la epidemia de influenza las cancelaron. E

n esta ocasión estuve presente en su clase de inglés donde participó y yo por poco suelto las de Remi, más tarde a su clase de computación y al final su clase de música, donde no tocaron instrumentos pero sí bailamos mucho juntos.

Lo ví completamente distinto, muy participativo y aplicadito, la verdad me volví a enamorar de él, fue un niño diferente al de la casa.

Lo mejor de todo, lo mejor lo mejor… fue cuando terminó la clase de inglés, ya que fue corriendo a abrazarme, yo no lo ví hasta que lo tuve a un metro de mis piernas mientras le hacía ajustes a la cámara, ¡Ay Dios, mi niño demostrándome su amor y yo en la baba!

Carolino

Sí, Carolino con «O». Creo que mi papá reencarnó en Ana Carolina, pero eso merece un post aparte, espero subirlo el lunes.

Me sentí Britney Spears…

Pero no por lo guapa si no por lo mal portada, no lo vuelvo a hacer, lo prometo, aunque mi chiquita se convierta en patito rostizado mejor se queda en su sillita de coche a 40º.

Foto vía

¡Síguenos en Facebook! Dá click aquí —> Mamá de Alta Demanda 

5 Comments

  1. JulieFernn at

    qué belleza esa mochilita para la beba!! la verdad que se portó muy bien tu maridito con el regalo!! ^.^
    Che, eso de andar diciendo que te quedes de avatar, ojito eh… el otro día vi una fotito tuya que subiste al twitter y estás di-vi-na mamu!
    Uy, lo de Britney lo leí en FB… =S todas cometemos nuestros errores, no?
    Un abrazo! (ando medio perdida)

  2. Lola at

    Muy bien Any, nos has puesto al día con los titulares.
    Sentí mucho lo de la niña, pero me enteré demasiado tarde, me alegro mucho de que no fuera nada.
    Enhorabuena a Héctor por ser tan bueno y aplicado, los tres años parece que los hacen más mayores de repente.
    Un beso y continúa, lo tuyo es el periodismo. besos a tus preciosos

  3. Gissel at

    Esos ratitos de paz y sosiego que dejan los hijos allá muy de vez en cuando…. ahhh como son sgradables y fructiferos…

    Que tal una revista digital? O una publicación local en tu ciudad?

    La verdad, no por darte coba, Lo haces bien.