Se ha puesto de moda que las mamás hagamos tablas de puntuaciones para los niños en casa. En ellas calificamos comportamiento, logros, deberes, actividades o diversas temáticas que motiven a los niños a conseguir puntos por medio de corazones, stickers o caritas felices. ¡Todo vale!

Cuando mi peque estaba en la etapa de entrenamiento para ir al baño y dejar el pañal, hice su primera tabla de stickers (también le llaman charts). Con esa tabla, hicimos una lista de actividades que tendría que llevar a cabo durante una semana de lunes a domingo. Por cada cosa que realizara, le pondríamos una figura que significara un “logrado” que motivara su actividad hasta el final, para que cuando esto ocurriera el peque tuviera derecho a un regalo motivador o salida a algún lugar especial elegido por él.

Al final de la semana, sumábamos el total de stickers conseguidos y en algunas ocasiones ganaba premios y en otras no. Fue una gran experiencia de aprendizaje que de forma indirecta lo motivaba a cumplir sus logros de dejar el pañal.

Hoy le dimos la vuelta al plato. Hicimos un nuevo chart porque también mamá merece ser calificada por sus niños y es así como también sabremos de qué pie estamos cojeando, en qué vamos bien o si falta mejorar.

La Princesa Fuchok aún no sabe leer, pero su hermano le indica la frase y ella califica con caritas felices o tristes según me haya “portado” en el día. El Padawan Fuchok prefiere calificar a su madre con palomitas y taches. ¡Glup!

El chart se titula: “Así se portó mi mamá en la semana”. Califica si mamá hizo los siguientes puntos:

  • Me besó
  • Me abrazó
  • Comimos juntos
  • Hicimos la tarea
  • Jugó conmigo
  • Platicamos
  • Estuvo enojada
  • Estuvo feliz
  • Estuvo triste

 

Cada noche, antes de dormir, hacen una evaluación frente al refrigerador donde están colocados los charts y me califican. Prefiero no ver, pero sé que en lo que voy mal es en “jugó conmigo”. Intento ser multitasking, pero en el tiempo libre después de las obligaciones de ellos trato también de terminar con las mías… ¡de verdad que me tengo que aplicar en ese rubro!

Me gusta ver palomitas y caritas felices con las que me califican mis hijos porque es una manera de conocer la otra parte de mi trabajo de mamá, visto bajo las miradas de quienes más amo en la vida: ¡la de mis niños!

Foto: Any Fuchok

Post escrito por Any Fuchok y publicado originalmente en Disney Babble Latinoamérica.

¡Sí­guenos en Facebook! Da click aquí Mamá de Alta Demanda.