Todas las etapas de los hijos son memorables, pero hay una en especial que recordamos las mamás, es justo en la que dejan de ser bebés y se convierten en niños, o peques como yo les digo. Me refiero a la etapa junior, la que también se le conoce como toddler, justo entre el primer y los tres años.

Es el tiempo cuando comienza a caminar, a articular palabras, a reírse a carcajadas ¡y a experimentar los primeros berrinches! Cierto que para muchas mamás pueden ser meses agobiantes pero también vivimos momentos muy divertidos.

Como mamá de dos siempre aconsejo disfrutar cada edad, cada etapa de los chiquillos porque ¡el tiempo pasa muy rápido! 

Cuando nuestro bebé llega a esta etapa no sabemos como actuar con referencia a su alimentación, no sabemos si tenemos que darles un cuidado especial como cuando eran bebés o comenzarlo a alimentar como un niño grande, es allí donde le damos a probar galletitas o productos con menor valor nutrimental de lo que ellos necesitan.

Gerber® presentó Junior, una línea de alimentos ideal para los pequeños a partir de un año de edad y hasta los tres, de un tamaño ideal para sus manitas, con un delicioso sabor, ¡es un snack a su medida!.

Me gusta ser una mamá permisiva en los gustos de mis hijos, con la condición de que coman variado y suficiente, así es como hemos aprendido a negociar a la hora de probar cosas nuevas.

Comer sano y delicioso es el ideal para la familia

Como mamis de un toddler podemos comenzar a fomentar los buenos hábitos proporcionándole alimentos con diferentes colores, sabores, texturas y olores para favorecer el desarrollo motriz para que nuestro chiquitín aprenda a comer solo.

No debemos olvidar que los peques en esta etapa se encuentran con mayores capacidades físicas y motrices, lo cuál los convierten en seres más independiente y libres, que desarrollan sus propios gustos y a su vez puede que en momentos estén inapetentes.

gerber
Foto Gerber.

Es por ello que los snacks Junior de Gerber son ideales para negociar en algún momento del día, por ejemplo para cuando van cansados en el coche, como una colación a medio día o en el momento que los niños desean un postre.

Estos snacks no contienen colorantes ni saborizantes artificiales y están elaborados con las formas, texturas y sabores ideales para esta etapa de desarrollo, son buenísimos para traer en la pañalera y seguro te sacarán de un apuro.

Yo como mamá ¡te lo recomiendo! 😉

Foto destacada vía

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *