En casa tenemos un «hermano mayor», tiene 4 años y 7 meses y lleva el nombre de su padre: Héctor. Cuando su hermana llegó al hogar el apenas tenía 2 años y 9 meses y hace poco que le preguntamos de ciertos acontecimientos de esa fecha no recuerda nada, nada excepto «cuando mamá tuvo que ir al hospital a buscar a Carito», es decir, su vida casi «inició» cuando llegó ella.

Es un niño muy protector: cierra puertas para que la beba no baje las escaleras, me avisa preocupado si ve algo extraño, está pendiente si ella necesita ayuda de algún tipo, me cuenta si la ve en la escuela… claro que su vida no gira entorno a su hermanita, el es muy independiente y listo. En la escuela me cuentan lo amable e inteligente que es.

No existe queja de comportamiento alguno. Hace su tarea todos los días y se esfuerza por hacerla bien.

La timidez la refleja cuando llegamos a un lugar nuevo o un lugar con mucha gente. En ocasiones tardaba mucho en abrirse y en encontrar su espacio en las reuniones familiares, pero eso lo fue superando mediante crecía, ahora es un pez en el agua. Es muy hogareño, no hay lugar donde prefiera estar que no sea su casa, veo que es su comodidad, seguridad y fortaleza.

Creo que por ser el primogénito varón ama a mamá con locura, la besa todo el día y los «te amo» son incontables. Papá es su ejemplo y valía, entiende muy claro que papá tiene que ir a trabajar. Juntos pasan momentos hermosos y se nota el amor que se tienen, prodigados con abrazos y eventos que comparten en pareja, los últimos fueron poner el tren bajo el árbol y comer en un restaurant que el niño quería conocer.

¿Y que creen? ¡Mi esposo también es un hermano mayor!… ¿postre? ¡Yo también soy hermana mayor!
Entendemos en muchas de las características a nuestro pequeño y aunque en casa de nuestros padres fuimos los mayores de tres, en nuestra casa en común es el mayor de dos, así que la carga de responsabilidad deseamos sea mucho menor, porque eso de ser «el ejemplo de tus hermanos» ¡es una loza muy pasada de cargar!

Se dice que el hermano mayor tiene ciertas características, les comparto:

  • Manda a los más chicos, quienes a sus ojos es el privilegiado de los padres.
  • Lleva el nombre de papá o mamá y siempre los comparan.
  • Llevan la angustia de los padres por ser el primero que educan.
  • Carga altas expectativas y teme no cumplirlas.
  • Siempre al cuidado de sus hermanos menores.
  • Obediente, responsable y atento.
  • Alto nivel académico y/o laboral.
  • Basa su seguridad en el éxito intelectual.
  • Cuando adultos, cuidan mucho a los demás y son padres responsables.

¿Y tú aplicas? ¿Y tu hijo mayor?

Yo sí y mi esposo también… y por como veo el camino de Héctor va pintando igual!

Foto vía

¡Síguenos en Facebook! Da click aquí —> Mamá de Alta Demanda ♥

3 Comments

  1. Faby Arzate at

    Yo soy hermana mayor. Le llevo 3 años a mi siguiente hermana y la verdad peleabamos mucho. A mi siguiente hermana le llevo 10 años y siempre fui su maestra y protectora….. mi hermano menor le llevo nadamas que ¡17 años! y obviamente fui su mamá porque lo cuidé a la par de mi ma…. creo que el trabajo de los hermanos mayores siempre es ser guía y ejemplo, en este caso procuro ayudarlos y estar ahí cuando me necesitan….

    En el caso de mi hija es mayor y menor pues no tiene hermanos… me encantaría convertirla en hermana mayor… solo que ya tiene casi 5 años y aún no llega el hermanito…. así es que espero en poco tiempo regrese a contarte mi experiencia como mamá de un hijo mayor y uno menor 🙂

  2. Azahara. at

    yo soy hermana menor, y la verdad es que me encanta! mi hermana mayor es mucho más tranqui que yo, y aplica a algunas cosas de la lista!

    Linda entrada!
    Azahara.