Este año me convertí en mamá de un niño de primaria y una niña de kinder; creo que la más emocionada con la idea soy yo, porque ellos solo notan que cambian de salón de clases dentro de su misma escuela, ya conocen a las maestras y a sus compañeros; así que es un paso normal para mis hijos y la mayoría de sus amiguitos.

Aún no termino de reponerme de varios sustos, para empezar el gasto de todo lo que implica el regreso a clases: uniformes, libros, material de uso personal, mochilas, loncheras, etc. Otro susto es lo cansado de acostumbrarnos a despertarnos más temprano; hacer las cosas sin correr y con mucha paciencia porque son niños en su semana de adaptación.

back-to-school

¿No se te ha caído la mano de forrar tantos libros? Hoy apenas acabé con el último, un rojo donde vienen cientos de sumas y restas para primer año. La verdad es que me gusta hacerlo y que sepan que mamá lo hizo con todo su cariño, porque es así como yo tengo el recuerdo de hacerlo año con año con mis papás.

Aún es el tercer día del nuevo ciclo escolar… ¡y nos vienen aún muchas sorpresas! Les deseo a todas mis amigas que sea un año de éxito, trabajo y mucho amor para sus peques.

¡Síguenos en Facebook! Da click aquí —> Mamá de Alta Demanda 

Foto Any Fuchok

Foto destacada vía

3 Comments

  1. Faby at

    Al igual que tu, estoy estrenandome como mamá de niña de primaria. Es todo un proceso de adaptación no solo de los pequeños, nosotras también necesitamos tiempo para adaptarnos al gran cambio. Tuve un fin de semana de terror forrando, etiquetando y marginando cuadernos. Obviamente con todo el amor de mi corazón para mi hija ansiosa por conocer su nueva escuela. Éxito a tus pequeños.