Vemos imágenes tan hermosas de mujeres durante las diversas etapas del embarazo, que cuando no somos madres nos imaginamos la escena como si fuera un cuento de hadas, y la verdad es que dista mucho de ser eso.

Durante mis dos embarazos sufrí de los dichosos mareos y náuseas, muchas de las cosas que antes no me molestaban se habían convertido en mis mayores enemigos y tenía que cuidarme de no devolver el estómago en los lugares más inadecuados.

Si sufriste de náuseas sabes perfecto de que te hablo, hoy te cuento cuales fueron las cinco cosas que más me molestaban cuando estaba esperando a mis bebés:

1.- Carne cruda

El tener que cocinar y ver la carne roja con restos de sangre era lo peor que podía tener frente a mi durante las primeras semanas. En ocasiones tenía que usar lentes oscuros para distorsionar los colores y sin respirar.

2.- La leche

Me encanta tomar un café por leche por la mañana, pero en ese tiempo su característico olor me transportaba al establo y al baño a devolver.

3.- El tomate

Uno de mis vegetales favoritos pasó a ser uno de los que desconocí si no estaba cocinado. El pico de gallo era incomible en esos momentos.

4.- El olor a gasolina

Casi saco el estómago al momento de percibir el olor de gasolina al hacer una carga a mi vehículo. Nunca más volví a abrir el vidrio de la puerta al momento de cargar gas.

5.- El olor a quemado

Soy fan de tostar tortillas para comer, el que tenga la orilla quemada para acompañar mi comida es un básico que traigo desde mi casa materna. Las primeras semanas del embarazo no podía olerlas ni verlas. Mi hija menor no soporta ese olor. ¿Coincidencia?

¿Pero por qué hay cosas que nos repugnan en el embarazo?

La doctora Adriana Damián, Médico General, nos explica: “por la liberación de hormonas que está recibiendo la mujer en esas semanas, la producción de jugo gástrico aumenta, eso hace que las conocidas náuseas se presenten en el embarazo”.

Post escrito por Any Fuchok y publicado originalmente en Disney Babble Latinoamérica.

¡Sí­guenos en Facebook! Da click aquí Mamá de Alta Demanda.

Foto vía