Loading
disney-park

10 consejos para viajar en temporada baja a Disney

El lugar más feliz del mundo siempre está esperándonos con los brazos abiertos y es en la temporada baja en la que mucha gente aprovecha para hacer ese viaje tan especial, que en ocasiones se convierte en las vacaciones de sus vidas.

Ir a Disneyland o Disney World es tan emocionante que requiere una planificación desde casa para aprovechar los tiempos, horarios, días y por supuesto los gastos necesarios. Si ya tienes tus tickets en la mano, checa los tips que a mí me sirvieron para aprovechar la visita a la casa de Mickey Mouse.

¡La organización es todo!

Ponle fecha a tu viaje al menos con seis meses de antelación, visita las webs oficiales de Disney, conoce sus parques, imprime sus mapas, checa sus horarios, sus hoteles e incluso sus restaurantes.

En cuanto a las opciones de comida, hay algunos lugares de especialidades que requieren hasta 180 días de reservación: todos queremos desayunar con los personajes de Disney Junior o comer con las Princesas.

¿Hotel dentro o fuera de Disney?

Tuve la oportunidad de hacer las dos cosas, mi elección sabiendo los pros y contras ahora es: dentro. ¿Por qué? Porque lo que me “ahorré” en hotel de fuera lo pagué en traslados, comidas, reservaciones, tiempos y demás.

Los hoteles dentro de la propiedad ofrecen muchas alternativas para los huéspedes, como más horas dentro de los parques, traslados gratis a los parques y al aeropuerto, entrega de paquetes y compras en la habitación, cargos a la cuenta, etc. Si estás decidido, checa la opción de los hoteles de la categoría Value.

Aprovechar la temporada baja

Los meses que menos gente reciben los parque son septiembre, octubre y noviembre. Que sí hay gente por supuesto, pero las filas para los juegos son más cortas y rápidas, si usas el Fast Pass para las atracciones también ahorras tiempo de espera.

¿Y la lluvia?

Ok, eso es verdad, es la temporada en que las lluvias se hacen presentes, pero te cuento que no pasan de chubascos y se van rápidamente. Muchas veces con los impermeables plásticos que venden en el parque será suficiente, o bien puedes llevar un par en tu bolsa y un snack parar comer un mientras pasa el mal tiempo.

¿Puedo llevar mi propio lunch?

¡Sí! Solo cuida de llevarlo en contenedores que sean plásticos. Revisarán a la entrada que todo esté en orden. Sandwiches, frutas y cereales son la opciones más elegidas.

Tip básico: lleva tu bote de agua para rellenar

En los parques podrás encontrar zonas para rellenar tu bote de agua de forma gratuita, esto es un gran ahorro familiar que seguro les beneficiará, en la visita se camina mucho y es agotador, nada mejor que agua para refrescarse sin gastar de más.

Carriola del bebé

Puedes llevar el propio cochecito para tu pequeño, él y tú irán más descansados. Los parques también ofrecen este servicio pero llevar la propia nos guardará ese pago en el bolsillo.

A mí me sirvió mucho con mis hijos pequeños, y yo también ahorré energías al no tener que llevarlos en brazos por todo el parque. Y obviamente en la carriola también puedes poner la pañalera, lunchs y compras en vez de llevarlas a la mano.

Zapatos deportivos

No necesitas sandalias, plataformas, botas, zapatillas de tacón (¡que las he visto!), lo mejor para caminar en los parques son los tenis también conocidos como zapatillas.

Lleva al menos dos pares para que puedas irlos cambiando con los días, es lo ideal para toda la familia. Que no te pase como al papá de mis hijos que se le rompieron sus tenis y tuvo que comprar un par de emergencia. Podemos ahorrarnos ese imprevisto, siendo precavidos.

¿Qué comer?

Si te hospedas en uno de los hoteles del complejo, te recomiendo optar por el plan de comidas, en el cual podrás optar por muchas opciones de alimento, puedes preguntar en tu agencia de viajes o llegando al hotel pide asesoría en español.

¿Cuánto cuesta la entrada al parque?

El mejor precio siempre lo podrás encontrar en su web, solo varía para Halloween y Navidad.

Prepárate para visitar el parque

Me refiero a la salud física y mental, tuya y la de tu familia. En los parques caminarás muchos kilómetros, son lugares muy grandes, llegará un momento en el que todos se sentirán cansados y es el cansancio el peor enemigo para disfrutar del viaje.

Mentalízate que no lograrás conocerlo todo en un día, que si bien puede servirte como motivación para un futuro viaje, también puede convertirse en una frustración.

No olvides llevar a la mano bloqueador solar, tus medicamentos o los de tus hijos, lentes de sol, sombrero o gorra, abrigo para las noches frescas. No se enojen, no regañes, ¡disfruta!

 

Foto Via

Post escrito por Any Fuchok y publicado originalmente en Disney Babble Latinoamérica.

¡Sí­guenos en Facebook! Da click aquí Mamá de Alta Demanda.

Deja una respuesta