¿A qué edad comenzaron a gustarme las princesas Disney? Mis recuerdos no me ayudan mucho, lo que sé es que han formado parte de mi desde que tengo memoria. Viviendo parte de mi niñez entre finales de los años setentas y principios de los ochentas, las únicas princesas que existían en esos años eran Blanca Nieves (1937), Cenicienta (1950) y La Bella Durmiente (1959).

Recuerdo un libro muy grande que teníamos en casa con las historias de estas princesas y otras de Disney como El Libro de la Selva o Los Aristogatos, todas eras muy lindas, pero mi corazón ya había elegido a su favorita. Las mamás de mi generación, las que crecimos con estas tres dulces chicas las conocemos muy bien, ya que sus características estaban bien definidas:

Blanca Nieves

Había una vez una linda princesa huérfana que vivía en un castillo, a la cual su madrastra la tenía vistiendo harapos y haciendo labores domésticas, la historia comenzaba así. Con tan solo 14 años era tan sumisa que no se quejaba y mientras limpiaba no dejaba de cantar y platicar con sus amigos los animales en la espera de su príncipe azul de nombre Fernando.

Esta princesa veía lo mejor de las personas, le gustaba ser positiva y cariñosa con sus semejantes. Recordemos que este gran largometraje es de 1937, entonces la mujer vivía otra etapa en la historia.

Cenicienta

Creada en 1950 la historia de Cenicienta era similar a la de Blanca Nieves, una joven de familia noble que queda huérfana en manos de una madrastra malvada quien junto a sus dos hijas le hacen la vida imposible y la ponen a su servicio como sirvienta. En un momento de la trama, Cenicienta con 19 años encima, apoyada por su Hada Madrina se escapa de la casa donde la tienen prisionera para acudir al baile que se llevará acabo en el castillo del príncipe Enrique.

Es una chica muy trabajadora, amigable y perseverante, pero vaya que aquí ya vimos un poco de impulso juvenil para ir tras su sueño, ¿se la imaginan como una actual adolescente que se escapa de casa para ir al concierto que ofrece esa noche One Direction?

Aurora

Nueve años después llegó “La Bella Durmiente”, con la princesa Aurora, quien cuenta la historia que toda su vida ha vivido a cargo de tres hadas en el bosque, siendo una joven muy dulce, cariñosa y obediente. Como parte de la fantasía también tiene animales que son sus amigos y sueña con su príncipe azul sin saber que está comprometida con el príncipe Felipe desde su nacimiento.

Es una adolescente de 16 años linda y gentil, en la historia es la dama en peligro a la que tienen que salvar de un malvado dragón sorteando muchas dificultades, ¿ya mencioné que canta como los ángeles?

Yo les llamo “Las Princesas Clásicas” porque son con las que crecí y por supuesto, con las que tu creciste también, con las que te enamoraste de este de este maravilloso mundo mágico que hoy compartimos con nuestros hijos.

Y llegó el momento de la confesión, mi princesa favorita es: ¡Cenicienta!, no porque me identifique con ella, más bien porque me encanta la historia clásica que tiene un poco de romance, otro poco de intriga y de suspenso, por supuesto el desenlace con una boda real no deja de ser mágico.

En mi última visita a los Parques Disney de Orlando pude constatar la dulzura de Cenicienta, recuerdo que mi hijita estaba un poco apenada y viendo esto la princesa le dijo: “¡Mira, tengo unos zapatos que brillan, como los tuyos!” (refiriéndose a sus tenis), acto seguido, se levantó un poco la falda y nos mostró sus hermosas zapatillas de cristal, lo recuerdo y sinceramente me emociona, es un detalle que se quedará en nuestras memorias para siempre.

¿Cuál es tu princesa favorita? ¡Déjanos tu comentario!

Foto Cortesía Disney Babble Latinoamérica.

Post escrito por Any Fuchok y publicado originalmente en Disney Babble Latinoamérica.

¡Sí­guenos en Facebook! Da click aquí Mamá de Alta Demanda.