Loading
Cenicienta

“Mamá, quiero el fleco de Cenicienta”

Soy una mamá de dos. Un niño y una niña. Eso fue lo que siempre quise desde que tuve conciencia de mi futuro como mamá; justamente lo que el destino tenía planeado. Fui la mamá de un varón en onda, pasamos muy felices y tranquilos juntos sus primeros 2 años 9 meses, que fue cuando llegó mi hijita al mundo y nos revolucionó. ¡Qué diferencia ser madre de un niño y una niña!

Tengo una pequeña muy coqueta; está a punto de cumplir cuatro años. Mi esposo me pregunta si yo era así en mi infancia, porque la verdad es que mi niña es muy pizpireta y cariñosa. Adora a su papá y se consienten mutuamente. No sobra decir que su hermano mayor y yo también la adoramos, es nuestra cereza del pastel.

Pues esta niña, que va en primero de kinder, desde hace meses me ha pedido algo muy especial a lo que yo no había accedido: que le cortara el fleco como Cenicienta, una de sus princesas favoritas. Esta mamá de alta demanda en constantes ocasiones le dijo que no porque después el peinado no sería igual y traería el cabello en la cara.

A ella no le quedaba más remedio que aceptar, pero no pasaban más que unos días y me volvía a insistir con el tema del corte. ¿Realmente era tanta la fascinación por Cenicienta que mi hija quería tener el mismo look? El sábado por la tarde descubrí el porqué de su insistencia.

Las princesas como modelo inspirador

Fuimos invitadas a una fiesta de un compañero de su colegio, allí llegaron muchos de sus amiguitos y amiguitas. ¡Oh sorpresa!, las preciosas amigas de la niña lucían un bello fleco de Ce-ni-cien-ta, porque a ellas también les encanta la princesa. “¡Aaaay mami! ¿Ya viste?”, casi podía escuchar el tono de mi hija con una gran sonrisa de esas donde se muestran todos los dientitos de leche.

“Tengo que escuchar mejor a mi hija”, pensé, mientras la veía jugar con las peques con las que convive diario en su colegio.

Al día siguiente nos pusimos lindas y nos fuimos directo al salón de belleza infantil en donde hicieron la magia. De este momento de la transformación es donde les comparto las fotos. Desde hoy estaré mucho más atenta a los deseos de mi hija, porque finalmente un corte de fleco no le hace daño y sí la hace más feliz… ¡y a mí también!

¿Tu hija tiene fleco como Cenicienta? ¡Compártenos tu foto!

Post escrito por Any Fuchok y publicado originalmente en Disney Babble Latinoamérica.

Foto Any Fuchok.

¡Sí­guenos en Facebook! Da click aquí Mamá de Alta Demanda.

Deja una respuesta