Hace unos días ocurrió un lamentable suceso. Un pequeño de cinco años resbaló en la “jaula” de un gorila en peligro de extinción, ubicado en un zoológico de Ohio en Estados Unidos. Aunque el debate existe en que si el gorila lo estaba cuidando al tenerlo de la mano o corría el riesgo de ser atacado, los trabajadores del lugar decidieron disparar para matar al animal y evitar una tragedia humana.

¿Qué si hicieron bien o mal? ¡Eso nunca lo sabremos!

Por un lado indican que los somníferos tardarían mucho en hacer efecto a Harambe, el enorme gorila, y por lo cual el pequeño correría el riesgo que fuera lastimado. Otros se preguntan donde estaba la madre cuando ello sucedió. Diversas notas indican que el niño se le escapó de las manos y cayó directamente en área donde estaba el animal.

Tuvimos una interesante debate en Facebook, comenté que yo me hubiera aventado inmediatamente al ver caer a mi hijo, pero en notas que han salido en los medios de comunicación señalan que a la madre la tenían detenida para evitar que se metiera a rescatar a su pequeño y creara un caos mas grande.

“Cayó el niño en el espacio del gorila, ¿Tú como mamá que harías?
Yo no creo poder ver la situación desde detrás de la reja, creo que como madre me hubiera saltado para ir al rescate de mi hijo.
No se ve toda lo que pasó, más que el cómo arrastra al pequeño por el agua mientras su mamá le dice que “ella está allí” ¿cómo???
Leí que tuvieron que matar al animal porque el efecto de los somníferos tardaría mucho, aún así yo como mamá no podría dejar a mi hijo dentro con semejante animal esperando que los trabajadores del zoológico supieran que hacer.
La muerte del animal es una gran tragedia, pero considero que la caída del pequeño fue un accidente y tenían que decidir rápido.”

Muchas mamás comentaron al respecto, los cuestionamientos sobre que estaba haciendo la madre del pequeño para que éste hubiera caído en la fosa fue lo que mas se pudo leer. Tras unos días complicados, la señora, de nombre Michelle Gregg respondió en su cuenta de Facebook con una actualización pública de la cual les comparto una captura.

Dice lo siguiente:

“Quiero agradecer a todos por sus pensamientos y oraciones. Lo que comenzó como un día maravilloso terminó en un día espantoso. Para aquellos que han visto las noticias o las redes sociales, fue mi hijo el que cayó a la jaula del gorila en el zoológico”.

“Dios protegió a mi hijo hasta que las autoridades lograron salvarlo. Mi hijo está a salvo y pudo sobrevivir con solo una contución y unos pocos rasguños… nada de huesos rotos o heridas internas”.

“Como sociedad somos rápidos en juzgar cómo un padre puede quitar la vista de sus hijos, y si alguien me conoce, saben que vigilo muy de cerca a mis hijos. Los accidentes ocurren pero estoy agradecida que las personas indicadas estuvieron en el lugar indicado hoy. Gracias a todos lo que me ayudaron a mí y a mi hijo hoy, y gracias aún más a Dios por ser el Dios increíble que es. Nada de huesos rotos o heridas internas”.

El mensaje ya ha sido borrado de su cuenta de Facebook pero está recorriendo las redes a modo de compartir su sentir de este lamentable suceso.

¿Qué opinas?