Tengo en mi clóset distintos tipos de bolsas, de diversos colores, medidas o tipo de uso. Pero el tamaño que mas abunda desde que soy mamá son las llamada “Tote”, que son las enormes… como imitando a una pañalera. ¿Coincidencia?

Y es que la vida nos va poniendo las necesidades en el camino, y de usar las bolsas tipo “sobre” cuando era soltera, en donde me ocupaba que lo que tenía que entrar eran las llaves, el celular y como maquillaje la polvera y el labial, hoy nada que ver con esas necesidades “bolseriles” de mi vida pre-mamá.

Un día platicando con mis amigas, comentamos de las cosas hemos encontrado en nuestros bolsos y pañaleras. ¡Seguro coincidirás en muchas de ellas!

Comida

Plátanos maduros, migajas de pan, chocolate aplastado, mazapán, barrita de cereal, envolturas de los dulces, pizza envuelta en servilleta, un popote usado.

Juguetes

Monedas de los juegos de la plaza, figura de acción del Capitán América, pulsera que se le rompió.

Naturaleza muerta

Hojitas que el peque recogió en el parque y las metió a tu bolso, una florecita que te regaló.

Ropa sucia

La blusa que le quitaste con la mancha de catsup del hotdog, calcetín sin par, babero.

¡ADN!

Mocos embarrados en papel de baño, toallas húmedas obviamente sucias, tapa perdida del biberón, un pañal limpio, un gotero de la medicina del bebé, chupón sin tapa.

Otros

Moño y ligas para el cabello de la nena, una invitación a una fiesta que ya pasó.

¡Más lo tuyo!

Monedero, cartera, llaves, maquillaje, lista del super, lapicero, lentes, block de notas.

¿Qué es lo mas extraño que has encontrado en tu bolsa de diario desde que eres mamá?

¡Cuéntanos en los comentarios!

Foto vía

¡Sí­guenos en Facebook! Da click aquí Mamá de Alta Demanda.