Esta semana celebramos el Día Internacional de la Familia, exactamente el 15 de mayo, fecha que fue proclamada en 1993 por las Naciones Unidad debido a la importancia que la comunidad internacional le otorga. Hace unas semanas mi hijo veía en clase los distintos tipos de familia que existen en nuestra sociedad, no está de más recordarlas:

  • Familia nuclear, formada por mamá, papá e hijos.
  • Familia extensa, formada por los padres, los hijos, abuelos, tíos o primos.
  • Familia monoparental, en donde los hijos viven con uno de sus padres.
  • Familia ensamblada, en donde se juntan dos o más familias y viven juntos.
  • Familia homoparental, donde dos madres o dos padres se convierten en progenitores de uno o más niños. También los padres por adopción entran en esta clasificación, así como la maternidad subrogada o por inseminación.

¡Bueno, que si le explico todo esto a la maestra de mi hijo seguro paso el examen!

Seguro tú que me lees ya sabes en que clasificación entra tu familia, pero como madre latina, sabes que ser familia va más allá de los lazos sanguíneos. Muchas veces tenemos más cercanía con amigas o amigos que hemos conocido a través de la vida, a la que nuestros hijos también ha tomado aprecio por la cercanía y no dudan en llamarlo “tío” o “tía”… ¡seguro ya pensaste en alguien!

La consanguinidad no es garantía de lazos solidarios en una familia, un ejemplo muy claro son los niños adoptados, ya que estos llegan a amar a sus padres igual o más que los hijos biológicos de la pareja.

¿Cuántos tipos de pareja no existen en este mundo moderno?

¡Muchas y todas diferentes! Me encanta ver a las parejas que rehacen sus vidas en segundo matrimonio con hijos de las dos partes, formando una nueva familia donde “los tuyos, los míos y los nuestros” hacen un todo común trabajando por una felicidad llena de juegos y diversión garantizada.

¿Qué tal las familias compuestas por dos mamás o dos papás que son pareja? También hay en este tema mucho por explicar de parte de los progenitores, usando las palabras adecuadas y con apoyo de los expertos, resaltando que los valores que los unen es primero el amor y el segundo compartir, el desear crecer juntos como familia a pesar de lo que opinen hoy en día las sociedades modernas.

Más común es ver a las abuelas formando parte de una familia joven, en donde se vuelve un apoyo para la hija en la crianza de sus nietos. ¡Las abuelas como siempre sacando la casta!

Las mamás solas, que por la ausencia del padre, saca adelante y con orgullo, el día a día para la escuela de sus niños.

Pueden estar conformadas de muchas formas, lo importante es entender el gran valor que tiene la familia en cualquier parte de la historia de la humanidad, estar juntos en alegrías y tristezas, formar un grupo solidario en donde el amor sea el principal valor que los une.

¿Qué es lo mejor de tu familia?

Foto: Flickr/ Yoni Lerner

Post escrito por Any Fuchok y publicado originalmente en Disney Babble Latinoamérica.

¡Sí­guenos en Facebook! Da click aquí Mamá de Alta Demanda.