Me está dando la famosa «angustia de separación», a mí, todavía a mi bebé no, se me ha adelantado una semana, y es que el próximo lunes comienza con el Pre Kinder y estoy igual de triste como seguro lo estaré cuando se vaya a estudiar a la universidad.

Será nuestra primera gran separación, porque cuatro horas diarias no se comparan con dos horas eventuales cuando mi marido y yo nos vamos al cine con la tranquilidad de saber que estará bajo el cuidado de mi mamá, mientras que ahora estará a resguardo de unas completas extrañas.

Me ha pegado… ¡y feo! Hoy cuando dormía su siesta y estaba pegado a su tití no pude evitar llorar un poquito al pensar que estamos en una cuenta regresiva para el inicio de clases, una fecha agridulce, porque por un lado es hermoso ver el crecimiento del bebé y saber que ya está en otra etapa, y por otro lado que es inaplazable la separación de mi lado cuando no lo hemos hecho salvo en contadas ocasiones…

Tengo que ser una mamá fuerte y pensar que el colegio es una excelente opción para su educación, aunque por dentro sienta un poco el corazón partío.

Mi cuenta regresiva: Faltan 7 días para su entrada a la escuelita…

Foto Vía

¡Síguenos en Facebook! Dá click aquí —> Mamá de Alta Demanda