Uno de los momentos más divertidos que pasamos con nuestros hijos son las vacaciones y son los días ideales para crear esos recuerdos que se atesoran toda la vida.

Soy una mamá a la que le encanta tomarles fotos a los chicos en diferentes situaciones, y estos instantes en que las sonrisas fluyen al por mayor se vuelven básicos para todo álbum familiar.

Si ya estás alistando el traje de baño, los lentes y la toalla, te comparto una lista de cosas que no deben faltar en tu maleta, ¡para que tus vacaciones sean de película!

1. Lleva todas las medicinas que pudieran necesitar.

Aunque las vacaciones deberían ser momentos de total felicidad, no está de más llevar un pequeño botiquín que te saque del apuro tras una insolación o dolor de cabeza. ¡Suele pasar!

2.- Al menos un par de bañadores por niño

Así pueden usar un juego todo el día, y la mañana siguiente usan el segundo mientras el primero se seca. Podrás turnar los trajes sin tener que usarlo mojado, ¡y si llevas un tercero hasta combinarlos!

3.- Como en bienes raíces ¡todo es la zona!

Con esto me refiero a que desde muy temprano ubiques la mejor zona de la alberca o de la playa, y la mejor para los que tenemos hijos pequeños, no es lo más cerca del agua. De hecho es la que tiene mas sombra como palmeras, techos de paja o sombrillas. ¡Cuida tu piel y la de los tuyos!

4.- Poco uso a los dispositivos

Las vacaciones son para desconectar y conectar con la familia. El uso de los dispositivos electrónicos déjalo para intervalos de espera como el autobús, aeropuerto, trayectos de viaje o revisar noticias antes de dormir. Pero no para usarlos en el camastro y dejar de disfrutar de lo que pasa frente a ti en ese momento.

5.- Vuélvete una ‘Mamarazzi”

Date vuelo y toma las mejores foto de tus chicos: nadando en la piscina, jugando con las olas, haciendo castillos de arena, durmiendo en un camastro, disfrutando una deliciosa hamburguesa, jugando juegos de mesa o fundidos en un gran abrazo playero. ¡Hay muchos hermosos momentos!

6.- ¡Cuida su piel!

Las vacaciones en la playa hace que muchos pequeños tengan quemaduras de la piel o el calor extremo les provoque insolación. Para que esto no ocurra compra una crema que los proteja con un factor de protección solar adecuado para los peques, casi siempre es de 50 u 80, lo que te aconseje tu médico, y sobre todo mucha hidratación ¡Qué tomen agua todo el día!

¡A disfrutar en familia!

Banana Boat presentó esta nota. Si quieres conocer sus productos y elegir el adecuado para tí y tu familia, búscalos en centros departamentales y de servicios.

Post escrito por Any Fuchok y publicado originalmente en Disney Babble Latinoamérica.

¡Sí­guenos en Facebook! Da click aquí Mamá de Alta Demanda.

Foto cortesía DisneyBabble/Getty