Loading
bebé-mamá

#YoConfieso: Lo que me hubiera dicho a mí misma antes de ser mamá

Cuando nos entregan a nuestro primer hijo tras su nacimiento, es similar a que nos entreguen el título de mamá. A los 10 segundos de caer embelesadas de amor nos damos cuenta que ese peque que tenemos en los brazos ya no tiene devolución, es entrarle al toro por los cuernos.

Pero entre salir corriendo y quedarte oliendo ese olor a vida, optas por lo segundo y a emprender el camino de vida que los dos están comenzando. Una nueva para el bebé y una mejor para ti.

Cuando fui mamá primeriza todas mis expectativas fueron cambiando, fue diferente a lo imaginado. En ese tiempo me hubiera gustado tener toda la experiencia de hoy para no perderme de nada y disfrutar de muchas cosas que no hice por miedo. Si pudiera regresar al pasado y encontrarme conmigo misma antes de ser mamá, me daría 10 importantes consejos de maternidad:

1. No tengas miedo

A veces por temor nos perdemos de muchas de las primeras cosas de nuestro primer bebé y al mismo tiempo son las primeras para ti como madre y recuerdos imborrables. Por ejemplo: dale su primer baño, no dejes que nadie más lo haga por ti.

2. Disfruta todo

Y todo es todo, desde los dolores del parto hasta los desvelos. Pasan los momentos tan rápido que cuando lo notas, ya en nada se parece tu hijo al bebé que llevaste a casa. Ante nuestros ojos sigue siendo el mismo bebé que lactabas y que ahora corre por toda la casa tras una pelota.

3. Tómale muchas fotos

No importa lo que te digan, documenta el crecimiento de tu pequeño con una foto diaria, al final verás lo fantástico de sus cambios y todos captados por el ojo de mamá.

4. Pide ayuda

Cuando somos mamás por primera vez el trabajo lo vemos interminable, pero mientras eso sucede la opción número una de apoyo incondicional son tu mamá y tu suegra.

5. Duerme mientras el bebé duerme

Aunque sea un consejo que siempre escuchas, te sirve para recuperar fuerzas, energía y sobre todo disfrutar de tu bebé con un mejor ánimo cuando despierte.

6. Haz equipo con tu pareja

Deja que te ayude a dormir al bebé, bañarlo, vestirlo o incluso alimentarlo. Eso hace que el instinto paterno aumente y tendrás un gran papá preocupado por su hijo.

7. La salud es primero

Realiza las visitas frecuentes al pediatra del bebé, pero no olvides que tú también necesitas regresar a tu rutina después de la cuarentena. Checa con tu ginecólogo o médico general sobre como vitaminarte y comer saludablemente en esta nueva etapa de tu vida.

8. Date un respiro

Pide a una de las abuelas si es posible que se quede con tu bebé por unas horas. Sal a cenar o al cine con tu pareja, un momento “sin niños” los acerca y les hace recargar pilas juntos.

9. Repite: “Lo estoy haciendo bien”

Sigue tu instinto, una mamá nunca se equivoca. Recuerda que por naturaleza tendemos a proteger a nuestras crías, así que cuando dudes de ti misma y aparezca el miedo considera que es normal sentirse así, pero que lo estás haciendo bien.

10. Siéntete orgullosa

No hay mejor momento en la vida de una mujer que cuando se convierte en madre, te lo dice alguien que dudaba si serlo era lo más conveniente para sus futuros hijos. Y es que, aunque tenemos como experiencia la crianza de nuestra propia madre, cuando nos convertimos en ello, el instinto nos hace sacar lo mejor de nosotras, defendemos como lobas y se nos duplica el corazón con cada pequeño ser que llega a nuestros brazos.

Si ya eres mamá entenderás cada palabra, vive el #OrgulloDeMamá.

Si estás en el proceso de serlo, prepárate para la mejor experiencia de tu vida.

 

Foto: vía

Post escrito por Any Fuchok y publicado originalmente en Disney Babble Latinoamérica.

¡Sí­guenos en Facebook! Da click aquí Mamá de Alta Demanda.

 

Deja una respuesta