Mi mamá era fan de darnos chupón cuando fuimos bebés, mis hermanos y yo los usamos sin que nos preguntaran, obviamente, pero cuenta mi mamá que no le dimos ningún problema con ello.

El chupón le ayudaba a calmarnos, para dormirnos y para que de alguna forma sintiéramos la paz que solo tienen los bebés cuando necesitan el pezón de mamá para estar tranquilos.

No tuvo ningún problema para quitárnoslo cuando nos convertimos en niños grandes, a excepción de mi hermano menor, quién era el que berreaba cuando no encontraba la paz para relajarse sin su “chupón de florecita con miel” ¿Los usaste?

Bueno, y entonces mi mamá padeció todo lo que mi hermana y yo no le dimos lata: el chupón se lo aventó al techo de la casa, se lo llevó “el ratón”, se le caía al suelo y estaba “sucio” y ya no podía usar otro hasta que se fueran a la tienda.

Así, miles de excusas que no le daban efecto y hacían que mi pobre hermanito entrara en una angustia terrible y acababa llorando como todo bebé que le quitan algo, hasta que un día dejó de pedir su “chuchú” y fue libre.

Te comparto cinco tips que a mis amigas les funcionaron para quitarle el chupón a su bebe, sin tanto drama:

  • Mientras más pronto mejor. Aunque no hay una “edad ideal” lo mejor es hacerlo entre el primer y segundo año, cuando todavía no hay un gran apego hacia el producto. Hay mamás que le han querido quitar el chupón a los 4 años a sus hijos y ha sido una tarea titánica.
  • Utiliza a personajes como el “Hada de los dientes”, o en este caso el “Hada de los Chupones”; cuéntale que en la noche va a venir el hada a llevarse sus chupones y que a cambio le dejará un regalo muy especial que él mismo puede elegir.
  • Recuérdale que ya es un niño grande y que solo los bebés usan chupones, platícale de la importante que es dar este paso.
  • Cuéntale un cuento ‘del niño que dejó de usar el chupón’ -y como logró ese paso tan importante- y todos le aplaudían porque estaba creciendo.
  • Despídanse del chupón. Pueden meterlo en una cajita y guardarlo en un lugar de la casa, pero hagan una dinámica donde le digan adiós y gracias.
  • Prepáralo. Cuando llegue el momento de retirarle el chupón, ve preparando a tu peque con lo que va a pasar durante varios días (hada, despedida, etc.) no lo desaparezcas de golpe.

¿Que va a llorar? ¡Es seguro! Pero el llanto no durará mucho y tú como mamá deberás ser muy fuerte y distraerlo al momento que te lo pida o pregunte por él. Puedes ofrecerle una fruta o su leche, también cargarlo y cantarle una canción para adormecerlo, ya que seguro es para lo que lo necesita.

 

Foto:  vía

Post escrito por Any Fuchok y publicado originalmente en Disney Babble Latinoamérica.

¡Sí­guenos en Facebook! Da click aquí Mamá de Alta Demanda.