Hoy te escribo esta carta porque quiero contarte que tan especial eres para mi familia.

Cuando llegaste a nuestro hogar, quizá no sabías qué esperar de mí. Te soy sincera: yo tampoco estaba segura de cómo sería nuestra vida contigo. La verdad es que hoy te has integrado a nuestra familia con todo el cariño que puedes brindarnos detrás de esa tímida sonrisa.

Ya tenemos un tiempo trabajando juntas, hemos aprendido a conocernos, anticipas mis cambios de humor y mis manías; yo también conozco la historia de tu familia, el amor que le tienes a tu hija y cómo luchas a diario para poder darle un mejor futuro, el que hubieras querido para ti, pero la vida te llevó por otro camino.

¿Cómo sé que lo estás haciendo bien? Porque en los ojos de mis hijos puedo ver el cariño, la empatía, la confianza y hasta lo divertido que puede resultarles el convivir contigo. No olvidaré una tarde que ambas reprendimos una acción de la Princesa y ella refunfuñó “que ahora la iban a regañar dos mamás”. Con detallesy con detalles como estos logras también ganarte mi corazón, no solo el de mis pequeños.

De todo lo que te puedo agradecer y la manera en la que agilizas mi vida, es el cariño que les brindas a mis niños, el cuidado que solo una persona con sensibilidad puede tener hacia otra madre, quien deja sus mayores tesoros en unas manos de confianza. Es porpor eso que hoy públicamente te digo gracias.

Gracias por crear peinados en la cabellera de Rapunzel de mi hija, una gracia que tus manos mágicas transforman.

Gracias por ponerte a estudiar inglés con mi hijo. Aunque te ríes de lo difícil que fue para ti cuando ibas a la escuela, no dejas de sentarte con mi Padawan.

Gracias por enseñarme palabras nuevas de tu lengua de origen. Ahora sé que “Waj” significa tortilla, que “kalobil” significa hijo, que “yal” significa hija, mientras que Madre se dice “Ña”.

Gracias por el cariño extendido a mi familia, quienes te aprecian por igual porque ellos ven lo que yo, tu gran calidad humana.

Gracias por todo lo que te hace una gran persona: tu confianza, tu pulcritud, tu responsabilidad, tu inteligencia pero sobre todo el cuidado amoroso que das a mis hijos.

Gracias por ayudarme a criar a mis hijos, a contarles que hay otras realidades fuera de casa, que hay niños que no pueden seguir estudiando porque tienen que ayudar a sus padres. Y también agradezco por las anécdotas que compartes con mis pequeños para que aprendan a valorar y a agradecer las bendiciones con las que cuentan en nuestro hogar.

Con cariño, para ti.

Foto: Vía

Post escrito por Any Fuchok y publicado originalmente en Disney Babble Latinoamérica.

¡Sí­guenos en Facebook! Da click aquí Mamá de Alta Demanda.